Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Abogados de familia atribuyen el descenso de divorcios a la crisis y alertan sobre rupturas en parejas no casadas

La presidenta de la Asociación Estatal de Abogados de Familia (AEAF), María Dolores Lozano, atribuye el descenso del 15% en las rupturas matrimoniales durante el primer trimestre del año arrojado por el Consejo General del Poder Judicial a la crisis económica y advierte de que la litigiosidad "ha aumentado" pues abundan las parejas no casadas con hijos que acuden a los tribunales y no salen en las estadísticas.
"Hay que considerar en que ahora, por la época en que nos encontramos y la edad, las uniones de hecho tras un tiempo de convivencia están llegando también a las crisis y las rupturas y al no haberse casado no están computadas", ha explicado en declaraciones a Europa Press. En su opinión, descendió la tasa de nupcialidad por la coyuntura económica y en consecuencia, ha caído ahora la de rupturas matrimoniales.
En su opinión, descendió la tasa de nupcialidad por la coyuntura económica y en consecuencia, ha caído ahora la de rupturas matrimoniales. Apunta asimismo que la crisis económica ha dificultado durante los últimos tiempos la emancipación de los cónyuges una vez han disuelto la unión, de modo que "son muchas las parejas que de hecho están separadas pero siguen conviviendo ante la imposibilidad de liquidar la hipoteca o afrontar el pago más el de una segunda vivienda en alquiler". "Antes era más fácil poder llegar a acuerdos", afirma.
En este sentido, apunta que "ha habido descenso en separaciones y divorcios pero no en la litigiosidad porque lo que sí ha aumentado con la crisis son los procedimientos de modificación de medidas" como el régimen de custodia, la manutención o las pensiones compensatorias, al cambiar la situación económica para uno o ambos en la pareja.
Por último, añade la variable de quienes no se casaron pero tuvieron hijos y que han de recurrir a los tribunales para resolver las medidas paternofiliales, de custodia o alimentos y de los que afirma, "cada vez hay más casos". Con todo, en su opinión, las cifras de divorcios volverán a aumentar, "desgraciadamente", cuando mejoren los indicadores.