Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Abolirán las restricciones sobre el transporte de líquidos en los aviones

El Gobierno británico se propone revocar de aquí a unos meses aunque sólo en algunos aeropuertos del Reino Unido las actuales restricciones sobre el transporte de líquidos en el equipaje de mano, aprovechando la introducción en los aeropuertos de aparatos de rayos X más sofisticados.
Los pasajeros no se verán ya limitados a frascos de cien mililitros y podrán comprar, por ejemplo, botellas de bebidas alcohólicas como en el pasado sin temor a verlas confiscadas por los empleados de seguridad, informa hoy el diario The Times.
La prohibición de transportar líquidos en el equipaje de mano la impusieron las autoridades británicas, y luego las de otros países, en agosto del 2006 tras el descubrimiento de un supuesto complot terrorista para hacer estallar bombas en siete aviones en vuelos transatlánticos.
Esa prohibición ha supuesto para la industria de la aviación británica un costo de más de 110 millones de euros por inversiones en nuevas medidas de seguridad y otros conceptos.
Los aeropuertos de Heathrow, Gatwick y Stansted se han visto obligados a reclutar a otras 3.500 personas para reforzar la seguridad.
Fuentes gubernamentales dijeron al periódico que se revocará la prohibición únicamente en aquellos aeropuertos que disponen de aparatos de rayos X capaces de distinguir entre líquidos normales y los susceptibles de utilización para explosivos.
"Los aeropuertos tendrán que demostrar que han invertido en esa tecnología", explicaron las fuentes, según las cuales en esos casos se permitirá a los viajeros llevar consigo a bordo botellas de cualquier tamaño.
Algunos viajeros han intentado utilizar todo tipo de estratagemas para esquivar la prohibición, y así en Manchester un pasajero trató de pasar el control de seguridad con varias botellas de agua congelada, argumentando que se trataba de sólidos, pero no consiguió evitar que se las confiscaran.
Otro se bebió una botella de vodka en el mismo control y tuvo que ser sacado luego del avión antes del despegue porque estaba totalmente borracho.