Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Activistas españoles en Gaza consideran que el fin del bloqueo es clave para mitigar el conflicto

Activistas españoles que trabajan en la Franja de Gaza han defendido que terminar con el bloqueo que Israel ejerce sobre el territorio es clave para mitigar el conflicto.
En declaraciones a Europa Press, el asesor de la organización Intermon Oxfam en Gaza, David Andrés, ha explicado que la gente de la franja es vulnerable porque vive una crisis crónica y la situación es insostenible, por lo que "es necesario el fin del bloqueo".
Ha añadido que aunque se mantenga el alto al fuego, será imposible poder reconstruir Gaza si Israel impide el intercambio de personas y mercancías en el territorio, por lo que ha insistido que es necesario terminar con el bloqueo independientemente de las negociaciones políticas.
Andrés ha lamentado que, a pesar de que en una situación de conflicto se deba garantizar el acceso de las organizaciones humanitarias, no ha sido el caso en Gaza, ya que personal de la Cruz Roja ha sido atacado por el ejército israelí, "algo muy preocupante".
También ha criticado la posición de la Unión Europea (UE) por "es demasiado floja" ante una situación de violencia entre ambas facciones, aunque ha señalado que quiénes han pagado el precio más alto han sido los palestinos.
Andrés ha señalado que Israel tiene derecho a defenderse, pero que para hacerlo no debe violar los derechos humanos, y que a largo plazo lo único que puede garantizar la seguridad es una paz duradera.
MANU PINEDA
En declaraciones a Europa Press, el activista de la organización Unadikum Manu Pineda, que reside la mayor parte del año en Gaza desde 2011, ha explicado que si no se pone fin al bloqueo, "morirán muchas más personas después del alto al fuego que durante el conflicto" porque no habrá medicinas ni comida en la región.
Pineda ha señalado que la situación es muy grave porque Gaza es un territorio muy densamente poblado, y debido al bloqueo los palestinos no pueden escapar de las bombas, por lo que durante los ataques cada familia se reúne en una habitación rezando para que no les maten, pero que si pasa, que sea a todos juntos "para evitar que sus hijos se queden huérfanos".
"Gaza ha perdido a muchos hijos, y los palestinos no se conformarán con un alto al fuego que suponga volver al bloqueo", ha señalado, a lo que ha añadido que preferirán seguir peleando antes que seguir en silencio.
Los activistas de Unadikum acompañan a los pescadores y agricultores de Gaza "para evitar que los soldados israelíes les maten mientras trabajan", poniéndose delante suyo como escudos humanos para que no les disparen.
Esta técnica no ha sido efectiva durante el conflicto, pues intentaron evitar el bombardeo a un hospital palestino a mediados de julio sin éxito, por lo que considera que "no hay líneas rojas que Israel no vaya a cruzar".
Pineda regresó a España el pasado 11 de agosto para concienciar a la población y al Gobierno, y ha insistido en que se quiere presionar al Ejecutivo para que cambie sus relaciones con Israel.
Ha señalado que la crisis en Gaza ha desatado la solidaridad de muchas personas, y que solo en Unadikum se han recibido unas 200 peticiones de activistas españoles que se ofrecían para ir al territorio y ayudar.
Algunos han pasado a la acción, y Pineda ha confirmado que en este momento hay unos cinco españoles en Egipto esperando a que se les permita entrar en Gaza, y que en España hay entre 15 y 20 personas que en cuanto tengan los papeles necesarios viajarán a la región.
El consulado general de España en Jerusalén ha confirmado a Europa Press que en este momento hay 29 cooperantes españoles en su demarcación --que incluye Jerusalén y los territorios palestinos--, aunque hay otros voluntarios y activistas en el terreno que no se han podido cuantificar.