Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acudir al fisioterapeuta, nadar y corregir la postura, armas de las mujeres con mucho pecho contra el dolor de espalda

El Consejo General de Colegios de Fisioterapeutas de España recomienda poner en práctica estos consejos para paliar las contracturas musculares y otras lesiones
Acudir al fisioterapeuta, practicar deportes como la natación y corregir la postura son las armas de las que disponen las mujeres con mucho pecho contra el dolor de espalda. Así lo confirma el tesorero del Consejo General de Colegios de Fisioterapeutas de España (CGCFE), Tomás Alias Aguiló, que confirma que estas prácticas "pueden paliar las contracturas musculares" y otras lesiones.
En concreto, el experto ha asegurado a Europa Press que las mujeres "deben visitar al profesional en cuanto sientan dolor". De esta forma, el fisioterapeuta puede realizarle una terapia manual mediante masajes que "alivia el dolor", señala.
Al mismo tiempo, Alias Aguiló considera que es importante realizar una reeducación postural de la persona "para que ésta adopte una mejor postura tanto en su vida diaria como en su trabajo". Sin embargo, el trabajo del sanitario no finaliza ahí, ya que debe aplicar unos ejercicios destinados a "reducir el aumento de la curvatura cifótica, y a aumentar la capacidad torácica y respiratoria", significa.
Y es que, estas mujeres con pechos voluminosos "tienen problemas, por lo general, en la columna dorsal y en la cervical, a través de las curvas lordosis y cifosis". Precisamente, la curvatura excesiva de estas últimas produce las temidas contracturas musculares "que reducen la capacidad de respiración", añade el representante del CGCFE.
Además, el problema se recrudece teniendo en cuenta que se origina en la niñez. "Las niñas que están en el colegio observan como sus mamas empiezan a crecer, y tienen la tendencia de adoptar la posición cifótica porque les da reparo enseñar el pecho", señala Alias Aguiló. No obstante, también sostiene que estas molestias afectan a cualquier tipo de mujer con un pecho grande durante la edad adulta.
LAS MUJERES MAYORES SON LAS QUE MÁS SUFREN ESTOS PROBLEMAS
Sin embargo, son las mujeres más mayores las que más lo sufren puesto que la columna, en esa etapa de la vida, "ya tiene rigideces y problemas. Hay deformidades que no se pueden reducir", apostilla el experto. De cualquier forma, destaca que las mujeres a las que se refiere "tienen una talla de sujetador de 120 en adelante".
En este sentido, y para no llegar a una edad avanzada con estos problemas, Alias Aguiló aconseja la práctica de la natación, "siempre que esté bien realizada y combinada con la fisioterapia". Según su criterio, ésta es buena "para fortalecer la musculatura dorsal", que es la que soporta gran parte del peso de los pechos.
Pero no siempre estos métodos son los más indicados para todos los casos "porque el problema se ha agravado y es importante", subraya. En estas excepciones, "hay que ir a un cirujano para efectuar una reducción de las mamas", confirma el experto del CGCFE.
Además, éstas pueden producir otro tipo de lesiones como "el desgaste de los discos intervertebrales cuando el problema se complica en exceso", explica Alias Aguiló a Europa Press. De cualquier forma, la más temida es la hernia discal, "que requiere un tratamiento continuo", asevera.
Por estas razones y las anteriores, han aparecido en los últimos años distintos tipos de sujetadores especialmente creados para soportar el peso del pecho de la mujer. No obstante, cuando la mujer se lo quita, "vuelven hacia delante", concluye el especialista.