Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Adif destaca que el auto le da "la razón" en que "todo estaba en regla" en la línea donde descarriló el Alvia

El administrador de infraestructuras ferroviarias (Adif), encargado de velar por la seguridad en las vías, destaca del auto de la Audiencia Provincial de A Coruña que deja sin efecto las imputaciones de 12 excargos de la cúpula del organismo que le de "la razón" en que "todo estaba en regla y en orden" en la línea Ourense-Santiago, en la que se produjo un accidente de un tren Alvia el 24 de julio de 2013 que ocasionó la muerte de 79 personas.
Tras la decisión de la Audiencia, que se retrasó desde el mes de julio, tras producirse las imputaciones en mayo por parte del anterior juez instructor, Luis Aláez, fuentes de Adif consultadas por Europa Press resaltan que "el auto le está dando la razón" a este organismo, ya que "claramente" afirma que la implantación del sistema Asfa en lugar del ERTMS --el más seguro-- es "acorde a la ley".
De hecho, los magistrados, que reconocen que la falta de ERTMS en el tramo en el que se produjo el siniestro de Angrois suponía una "merma de seguridad" e incluso una "conducta peligrosa", apuntan que, según la normativa, no "constituye una infracción", dado que "no existe un deber normativo" en su instalación.
Las fuentes de Adif llaman la atención también sobre la respuesta de los magistrados a lo que en su día dijeron los peritos en sus avances de los informes requeridos por el Juzgado y acerca de sus consideraciones en cuanto al aviso de un jefe de maquinistas sobre la peligrosidad de la curva de A Grandeira.
"Respeto a las decisiones judiciales", se limitan a comentar las citadas fuentes a renglón seguido en un momento en el que, por segunda vez, excargos del organismo vuelven a estar liberados de las imputaciones dictaminadas por el juez Aláez.
El nuevo instructor, Andrés Lago, debe retomar ahora la instrucción de un caso que acumula más de 40 tomos y que, como al comienzo, solo cuenta con el maquinista del tren, Francisco Garzón, como único imputado.