Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

“Adiós mundo, ha llegado el momento”

Tony Nicklinson ha muerto tras haberle sido denegada la eutanasiaEfe

Se reaviva la polémica sobre la eutanasia en Gran Bretaña tras la muerte de Tony Nicklinson, un gran defensor de esta práctica. Desde 2005 sufría una parálisis, que le impedía incluso hablar. Tony no quería seguir viviendo en esas condiciones y solicitó a las autoridades la práctica de la eutanasia, pero  hace seis días la corte inglesa le denegó  una “muerte digna”. Finalmente Tony Nicklinson ha muerto por causas desconocidas hasta el momento. Su último mensaje fue “Adiós mundo, ha llegado el momento”.

Todo comenzó en 2005 cuando Tony Nicklinson sufrió un derrame cerebral mientras estaba de  viaje de negocios por Atenas, tras sufrir el derrame Tony quedó paralizado desde el cuello e incapacitado para hablar. Después de ver como había cambiado su vida y la de los que le rodeaban, se hizo un abanderado de la eutanasia y la lucha por una “muerte digna”.  
Fue entonces cuando comenzó su lucha legal para poner fin legalmente a su vida, que en declaraciones a periódicos ingleses como Telegraph, definió: “aburrida, degradante, miserable, indigna e intolerable”.
Hace seis días recibió una de las peores noticias que podía recibir, la corte inglesa le denegaba su solicitud sobre la eutanasia y le obligaba a seguir viviendo en unas condiciones que él consideraba indignas.
Al enterarse de la resolución de la corte Tony Nicklinson, se negó a ingerir ningún tipo de alimento, hecho que deterioró enormemente su salud. Y ha sido hoy cuando ha muerto a los 57 años, al parecer a causa de una neumonía.
A través del Twitter, sus hijos han comunicado al mundo la muerte de Tony, quien pidió que expresasen su último mensaje: “Adiós mundo, ha llegado el momento”