Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Afectos y opositores al Gobierno Chávez marchan en el Día del Periodista

Cientos de manifestantes opositores y representantes de gremios profesionales y partidos opositores, liderados por la directiva del Colegio Nacional de Periodistas (CNP) y del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP), marcharon para celebrar el Día Nacional del Periodista. EFEtelecinco.es
Afectos y opositores al Gobierno de Venezuela marcharon hoy pacíficamente en Caracas en rechazo al "terrorismo mediático", los primeros, y en defensa de las libertades de expresión e información, los segundos.
Las movilizaciones se realizaron en distintas zonas de la capital venezolana como parte de las actividades para celebrar el Día Nacional del Periodista.
La nueva conmemoración se produce en tiempos en que ha arreciado la ya prolongada polémica sobre el papel de los medios privados y públicos en la Venezuela gobernada por la "revolución" de Hugo Chávez.
La diatriba incluye las reiteradas amenazas presidenciales contra la cadena privada de noticias Globovisión, cuyo destino podría ser el mismo que el de la también opositora RCTV, que dejó de emitir en abierto en mayo de 2007 después que el Ejecutivo no le renovó el permiso de transmisión alegando su carácter "golpista".
En los últimos cuatro meses, el ente rector de las telecomunicaciones, Conetal, ha abierto cuatro expedientes a Globovisión, y al menos dos de ellos podrían acarrearle el retiro del permiso de transmisión que otorga el Estado como administrador del espectro radioeléctrico.
Con indumentaria roja, el color de la "revolución" bolivariana, miles de afectos al Gobierno respondieron al llamado del grupo de comunicadores socialistas y del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), fundado por Chávez, para expresar en las calles su repudio al "terrorismo" que, denuncian, ejercen los medios privados.
"Muera la tiranía mediática" y "Globo-infección no" rezaban algunas de las decenas de pancartas que alzaron los manifestantes que recorrieron parte del oeste de Caracas, hasta llegar a la sede de la Asamblea Nacional (AN), de amplia mayoría oficialista.
Allí, entregaron un documento en el pidieron un "debate" para reformar las leyes que rigen las áreas de las comunicaciones y la prensa, lo que la presidenta de la AN, Cilia Flores, garantizó.
"Somos los periodistas que estamos con el pueblo, con la justicia" dijo el líder de la organización Periodistas por la Verdad, Marcos Hernández, al sostener que los medios privados supuestamente difunden mentiras en detrimento del "chavismo".
La marcha oficialista hizo paradas ante el Ministerio de Información y la Fiscalía, y en está última sede entregaron otro documento para exigir que se actúe en contra del "terrorismo" que ejercen medios privados mediante la "instigación al magnicidio y a la violencia".
En ese sentido, el gobernador del estado llanero de Guárico y ex ministro de Información, William Lara, pidió al Gobierno que "de una vez por todas se tome la decisión de quitarle la concesión" a Globovisión, porque "le hace daño a la familia venezolana".
"No nos callarán" y "Abajo las cadenas" expresaban, por otra parte, pancartas levantadas en la nutrida marcha en defensa de la libertades de expresión e información convocada por el Colegio Nacional de Periodistas (CNP) y el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP).
La marcha, que se inició después de que el presidente del CNP, William Echeverría, denunció un presunto "sabotaje" gubernamental por el cierre temporal de una salida del Metro que desembocaba en el punto de concentración, culminó sin incidentes a las puertas de la sede del CNP.
Allí, periodistas de medios privados leyeron una "proclama" en la que nuevamente condenaron "atropellos" oficiales como el cese de la concesión a RCTV, así como la "nociva campaña contra Globovisión para justificar su cierre".
También el difícil acceso a las fuentes oficiales por parte de los periodistas que trabajan en medios privados, y el "uso de los medios estatales como caja de resonancia" del partido de Gobierno.
"Los espacios para la disidencia comienzan a desaparecer", reafirmó Echeverría, quien aseveró que "no nos callarán" a los periodistas "independientes" que informan sobre los supuestos abusos de poder del Ejecutivo.