Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Aído espera que los jueces impongan cada vez más los GPS para los agresores

La ministra de Igualdad, Bibiana Aído (d), hace declaraciones a los medios de comunicación momentos antes de inaugurar el curso de la Universidad Complutense "Violencia de género y menores", en San Lorenzo de El Escorial. EFEtelecinco.es
La ministra de Igualdad, Bibiana Aído, ha esperado hoy que las autoridades judiciales impongan "cada vez" más la pulsera electrónica con GPS para los imputados y condenados por violencia de género, ya que de los 3.000 dispositivos disponibles, sólo hay 352 activos.
En estos términos se ha expresado Aído durante la inauguración del curso "Violencia de género y menores. Impacto y consecuencias", en el que ha recordado que el juez es la única autoridad competente para dictar esta medida "que puede proteger a muchas mujeres".
La ministra de Igualdad ha asegurado que la lucha contra la violencia machista "no es sólo de mujeres", por lo que los esfuerzos de su Ministerio están centrados en desplegar todos los recursos disponibles para proteger a las víctimas y en sensibilizar a toda la sociedad contra "esta lacra".
En este sentido, ha subrayado que "cada vez son más" las mujeres que están protegidas de sus agresores, lo cual indica que el sistema "está funcionando" y, a su juicio, es consecuencia de la ley integral contra la violencia de género.
Ha hecho hincapié en que la denuncia "es la puerta" al sistema de protección y ha hecho un llamamiento al entorno de las víctimas y al conjunto de la sociedad porque, ha dicho Aído, "no podemos quedarnos sentados cruzados de brazos viendo cómo pasa el mal por delante de nuestra narices".
La titular de Igualdad ha reconocido que la violencia de género "nos lleva siglos de ventaja", ya que se asienta en la base de la desigualdad "que pasa de generación en generación" y, por ello, ha considerado fundamental la educación en igualdad desde las edades más tempranas.
Ha recordado que son 800.000 menores los que viven en entornos de violencia de género en España y que a éstos les afecta en todas las áreas de su vida y sufren tanto alteraciones físicas como psíquicas.
Por ello, ha insistido en que en la pasada conferencia sectorial de Igualdad, celebrada el pasado mes de abril, se acordó destinar por primera vez un presupuesto específico para estos menores y, además, se ha elaborado un protocolo de actuación para las comunidades autónomas que abarca la atención de éstos "en todos los ámbitos".
También ha alertado de las "relaciones tóxicas" entre jóvenes, aquellas en las que no se comienza de manera directa por la violencia física, sino que un miembro de la pareja trata de anular y minar la autoestima del otro.
"Hay que saber detectarlas", ha dicho Aído, quien ha recalcado la importancia de la prevención para erradicar este tipo de conductas.
Por último, Aído ha estimado que cada víctima de violencia de género "es un fracaso para toda la sociedad", si bien ha apuntado que no se puede "caer en el desánimo", ya que acabar con este tipo de violencia "requiere de un esfuerzo sostenido en el tiempo".
"Cada mujer que sale es un éxito conjunto", ha añadido la ministra de Igualdad.