Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Alberto de Mónaco y Charlene, cómplices con el Papa Francisco

Ayer lunes Alberto y Charlene de Mónaco tuvieron un encuentro con el Papa Francisco en el Vaticano para una audiencia privada. Es la primera visita de los príncipes de Mónaco desde que nacieron sus pequeños Jacques y Gabriella nacidos en 2014, que no acudieron con ellos. El Papa argentino recibió a la pareja en la biblioteca del Palacio Apostólico. Una breve reunión donde "se han subrayado las buenas relaciones bilaterales existentes y se ha constatado la aportación histórica de la Iglesia Católica a la vida del Principado", explica una nota del Vaticano .
Charlene acompañaba a su marido en este encuentro que comenzaba con una reverencia, un beso en la mano del Santo Padre e intercambio de regalos. Alberto II obsequiaba al pontífice una copia de la encíclica *Laudato Si* en una edición especial realizada en el Principado y una cesta de productos alimenticios. El Papa tenía preparado para ellos la medalla de San Martín de Tours, recordando que es la imagen de la ayuda a los pobres y también un peluche y una muñeca para los mellizos.
Vestida con un velo y abrigo color marfil, que es el color permitido ante el pontífice para las princesas y reinas católicas, la princesa Charlene se mostró seria en el encuentro y completó su look con guantes blancos, zapatos de tacón beiges, un clutch del mismo color y labios color vino.