Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Alrededor de 218 millones de niños trabajan en todo el mundo

Dos niños colombianos trabajan limpiando los parabrisas de algunos vehículos que se detienen en los semáforos. Foto: EFEtelecinco.es
Aunque expertos internacionales coinciden en que será posible erradicar el trabajo infantil en los próximos ocho años, según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), en la actualidad ocho millones de niños viven en esclavitud. Las formas más frecuentes de esclavitud infantil son la trata de niños, la explotación sexual con fines comerciales, los matrimonios forzosos, los trabajos forzados, el trabajo en las minas o en el campo y la esclavitud doméstica.
La educación como solución
La educación es la mejor respuesta para reducir y llegar a erradicar el trabajo infantil, según la OIT. Por ello, el Día Mundial contra el Trabajo Infantil, que se celebra cada 12 de junio, tiene como tema central este año la importancia de la educación, con el componente añadido de la igualdad de género entre niños y niñas.
La pobreza, principal causa
El trabajo infantil está estrechamente vinculado a la pobreza, y así, la ausencia de un niño de la escuela puede deberse a que la familia no tenga los medios para costearla o a que el hogar dependa de los ingresos que el menor aporta.
La región del mundo con una mayor proporción de niños y niñas involucrados en actividades económicas es el Africa subsahariana, con un 26 por ciento, lo que equivale a unos 50 millones de niños. La mayor cantidad de niños y niñas que trabajan, en términos absolutos, son los de la región de Asia-Pacífico, donde lo hacen 122 millones de niños de entre 5 y 14 años.
Siete de cada 10 menores que trabajan lo hacen en la agricultura, el 22 por ciento en el sector servicios y el 9 por ciento en la industria, incluyendo la construcción, minería y manufacturas.