Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Amigos de la Tierra ve "muy reprochable" que la Administración no haya evitado el incendio en el vertedero ilegal

Amigos de la Tierra ha denunciado la "irresponsabilidad" de las administraciones a la hora de gestionar los residuos de neumáticos en este vertedero ilegal entre Seseña (Toledo) y Valdemoro (Madrid) y cree que la actuación de estas es "muy reprochable", por lo que pide "medidas urgentes".
Por ello, insta a las autoridades a tomar medidas urgentes, e implementar una planificación adecuada de los residuos en origen para evitar esta clase de desastres ambientales.
En un comunicado considera que el grave incendio se debe a una gestión deficiente de un vertedero ilegal con más de 90.000 toneladas de ruedas que estaba abandonado "a lo largo de los años" y que se habían ido acumulado estos recursos de caucho a cielo abierto en vez de establecer medidas para su reciclaje.
Además, denuncia que desde el año 2002, hace catorce años, la administración ha seguido amontonando los neumáticos en la zona sin tener en cuenta las continuas advertencias de los riesgos ambientales, lo que ha hecho que llegase a convertirse en el mayor cementerio de neumáticos de Europa.
La declaración de ilegal de la empresa gestora llegó en 2003 y tiene múltiples expedientes abiertos. Sin embargo, añade que hasta 2014 las administraciones no elaboraron un plan de reciclaje de los neumáticos. Pese a ello, hasta la fecha no se ha dado solución adecuada, debido al enorme volumen de neumáticos.
Para la portavoz de Amigos de la Tierra Alodia Pérez, esta situación es "incomprensible" y la contaminación que está provocando el incendio es muy grave y afecta a los vecinos de la zona.
En concreto, ha indicado que los neumáticos están compuestos por más de 200 compuestos químicos diferentes, principalmente caucho natural cauchos sintéticos, pero también cuenta con agentes químicos como azufre, óxido de zinc o cadmio. "Es un claro ejemplo de los riesgos asociados a una mala gestión de los residuos", ha sentenciado.
La ONG recuerda también que el cementerio tendría que haber contado desde un primer momento con una planta de reciclaje, que evitase el riesgo de cualquier incendio y permitiese dar una segunda vida a los neumáticos. Además, la ciudadanía ya ha pagado una tasa de reciclaje en el momento de adquirir sus neumáticos por lo que es muy reprochable que la administración no haya tomado cartas en el asunto mucho antes, evitando esta tragedia.