Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Amnistía Internacional pide a Apple que investigue si sus productos contienen cobalto extraído con explotación infantil

Amnistía Internacional (AI) ha pedido a Apple que investigue su cadena de suministro para asegurarse de que sus productos no contienen cobalto extraído en condiciones que vulneran los derechos humanos, como el uso de mano de obra infantil o el trabajo realizado por adultos en condiciones peligrosas.
AI ha realizado la petición a través de www.actuaconamnistia.org con motivo de la reciente presentación de los nuevos productos de la compañía. "No investigar la cadena de suministro es una vergüenza empresarial", lamenta la organización.
Igualmente, AI insiste en que si la compañía no dispone de esta información debe dar los pasos adecuados para obtenerla y "no mirar hacia otro lado, como si este asunto no fuera responsabilidad suya". En el caso de que se compruebe que existen violaciones de los derechos humanos en la cadena de suministro, AI exige que la empresa tome medidas para reparar el daño sufrido.
Asimismo, Amnistía Internacional ha reclamado a Apple que facilite los nombres de las empresas proveedoras de cobalto que participan en su cadena de suministro, incluyendo el máximo de información posible sobre el lugar y las condiciones de extracción del cobalto.
EXPLOTACIÓN EN LAS MINAS DE COBALTO
Tal y como recuerda la organización, los móviles, portátiles o tablets tienen baterías recargables que están hechos con un mineral llamado cobalto. Más de la mitad de este mineral que se utiliza en el mundo viene de la República Democrática del Congo (RDC) y uno de los mayores procesadores de mineral del país es Congo Dongfang Mining (CDM), filial en propiedad exclusiva del gigante chino del comercio de minerales Zhejiang Huayou Cobalt Ltd (Huayou Cobalt).
Según explica Amnistía Internacional, los mineros que trabajan en las zonas donde CDM compra el cobalto, corren riesgos para la salud a largo plazo y un alto riesgo de sufrir accidentes mortales, y la gran mayoría pasa a diario largas horas trabajando con cobalto sin el equipo de protección más básico, como guantes, ropa de trabajo o mascarillas para prevenir enfermedades de pulmón o de piel. Igualmente, los niños que trabajan en la mina trabajan hasta 24 horas diarias, llevando pesadas cargas, para ganar entre uno y dos dólares al día, según afirmaron los menores en unas entrevistas con la organización. En 2014 había alrededor de 40.000 niños trabajando en minas en todo el sur de la RDC, muchas de ellas de cobalto, según señala UNICEF.
En este sentido, tal y como informa AI, al menos 80 mineros artesanales murieron en los túneles en el sur de la RDC entre septiembre de 2014 y diciembre de 2015. En cambio, asegura que se desconoce la verdadera cifra, pues muchos accidentes no se registran y se dejan los cadáveres enterrados bajo las rocas.
Una investigación presentada recientemente por la organización junto con Afrewatch ha revelado que Huayou Cobalt y su filial CDM procesan el cobalto antes de venderlo a tres fabricantes de componentes para baterías en China y Corea del Sur. Éstos lo venden, a su vez, a fabricantes de baterías que aseguran abastecer a empresas de tecnología y automóviles, entre ellas Apple, Microsoft, Samsung, Sony, Daimler y Volkswagen.