Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Amnistía Internacional entrega 65.000 firmas para exigir a Mas y Rajoy el fin de los recortes en derechos humanos

Representantes de Amnistía Internacional (AI) Cataluña han exigido este miércoles al presidente de la Generalitat, Artur Mas, y al del Gobierno español, Mariano Rajoy, que finalicen los recortes en derechos sociales y protejan a los colectivos más vulnerables.
"La crisis no puede seguir siendo una excusa para recortar derechos reconocidos básicos", ha valorado a Europa Press la coordinadora de AI en Cataluña, Alba Ribas, que ha afirmado que principalmente en España se está vulnerando el derecho a una vivienda, a la sanidad, de reunión y de manifestación.
A las 11.30 horas, los representantes han acudido a las puertas de la Generalitat, en la plaza Sant Jaume de Barcelona, para entregar cerca de 65.000 firmas y 1.400 mensajes de voz de ciudadanos que piden el cese de los recortes, recogidos a lo largo de tres meses en 19 poblaciones catalanas.
Tras la entrega, el grupo se ha dirigido a la Delegación del Gobierno en Cataluña, en la calle Mallorca de Barcelona, y ha repetido la acción sobre las 12.30 horas con el objetivo de hacerle llegar a Rajoy las mismas protestas de los ciudadanos.
"Los derechos humanos no son un privilegio de épocas de bonanza, sino obligaciones internacionales que no se pueden vulnerar", ha recordado Ribas, que ha instado a los gobiernos español y catalán a revisar sus reformas para asegurar que no afectan a la protección de los más vulnerables.
La acción, que ha incluido la petición de reunión con Mas "para abordar el impacto de los recortes en los ciudadanos", se ha llevado a cabo de forma simultánea en Madrid, donde AI también ha entregado los mensajes de voz y las rúbricas en el Palacio de la Moncloa.