Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Andalucía-El Reina Sofía no tiene constancia de que ningún paciente de la UCI haya muerto por la infección de klebsiella

La Dirección Gerencia del Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba ha afirmado este jueves que, "por el momento, el Hospital no tiene constancia de que ninguno de los fallecimientos que se han producido de pacientes en UCI (con enfermedad de base importante, inmunodeprimidos y deterioro del estado general) esté causado por la infección por klebsiella", de cuya existencia ya informó anteriormente el complejo hospitalario cordobés.
Junto a ello y a través de un comunicado, la Dirección del Reina Sofía "se pone a plena disposición de la Fiscalía para colaborar en lo que ésta estime necesario, aunque de momento no ha recibido demanda alguna" de la Fiscalía, que investiga el fallecimiento, supuestamente por infección de klebsiella, de pacientes del Reina Sofía, a raíz de la denuncia presentada por familiares de éstos.
Ante esto, la Dirección Gerencia del Hospital quiere mandar un mensaje de tranquilidad a la población, ya que el centro "cuenta con profesionales cualificados que velan por la seguridad del paciente". Además, "mientras persistan casos de pacientes infectados o colonizados se continuarán extremando las medidas de aislamiento, tipificación y seguimiento de los casos por parte de las unidades clínicas y de Medicina Preventiva. Por el momento, el procedimiento continúa abierto".
También ha señalado la Dirección del Reina Sofía que los profesionales sanitarios de este hospital "trabajan continuamente en la aplicación de las medidas preventivas, clínicas y de tratamiento contra la presencia de infecciones nosocomiales en el centro, tal como se recoge en los protocolos y manuales establecidos".
Por eso, "desde que se tuvo conocimiento del primer caso de infección, el hospital activó un plan específico para controlar la transmisión de la enfermedad y conseguir el mejor tratamiento de los pacientes afectados, siguiendo las recomendaciones del protocolo establecido por la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales para este tipo de infecciones".
Para ello, se ha constituido una comisión específica multidisciplinar, integrada por profesionales de los principales servicios implicados: UCI, Cirugía, Medicina Preventiva, Infecciosos y Microbiología, así como las direcciones Médica y de Enfermería. El principal cometido de esta comisión es poner en marcha e implantar dicho plan, así como hacer el seguimiento y control del cumplimiento de estas medidas.
Por otro lado, "se ha dotado a las unidades implicadas del personal necesario para la atención adecuada de estos pacientes, se han definido unos circuitos de movilidad de entrada y salida de personas y, desde que se detectara el brote, el centro procedió a aislar a los pacientes y revisar el uso de antibióticos".
El Hospital ha recordado, además, "que los pacientes que están en las unidades de cuidados intensivos están en situación crítica, con enfermedades graves y deterioro del sistema inmunológico en la mayoría de los casos, lo que los hace más vulnerables a las infecciones".
En este sentido, desde el hospital se ha aclarado que "las infecciones nosocomiales por gérmenes oportunistas -entre los que se incluye la klebsiella- existen en los hospitales como consecuencia de la frecuente utilización de antibióticos, que favorecen su resistencia; además de la manipulación intensiva (ventilación asistida, nutrición parenteral, canalización de vías centrales) en pacientes con una situación extremadamente delicada".
La klebsiella es un germen que se puede encontrar presente en la flora intestinal y que, "de manera muy excepcional, en pacientes en situación crítica, con estancias prolongadas o en tratamiento con antibióticos, puede cambiar y originar un patrón de resistencia al tratamiento", según ha concluido la Dirección del Reina Sofía.