Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Antártida tampoco se libra del cambio climático

Imagen del continente helado. Foto: "Nature"telecinco.es
Una gran parte del continente helado se ha calentado a un ritmo de más de 0,1 grados por década en 50 años, un incremento superior al enfriamiento experimentado por la zona oriental como consecuencia del agujero de la capa de ozono.
Se trata de un estudio de investigadores de la Universidad de Washington en la revista científica británica "Nature" esa hipótesis.
El aumento de temperatura, similar al producido en el resto del planeta, está relacionado con cambios en la circulación atmosférica, variaciones en la temperatura de la superficie de los mares y con la disminución del hielo del sector pacífico del océano Sur.
El responsable de la investigación, Eric Steig, ha indicado que a corto plazo ese calentamiento no tendrá importantes consecuencias para la Antártida, pero a largo plazo la desestabilización de la capa de hielo es una posibilidad.
"La Antártida permanecerá cubierta de nieve durante miles de años, independientemente de lo que el ser humano haga. Sin embargo, puede derretirse lo suficientemente rápido como para aumentar de forma importante los niveles del mar en el siglo que viene", ha dicho.
Más calentamiento en el oeste
La Antártida no se está calentando a la misma velocidad en todas partes: el incremento de la temperatura en la parte occidental es mayor durante el invierno y la primavera.
Steig ha podido constatar que la bajada de las temperaturas en el este de la Antártida, únicamente en momentos puntuales como el otoño, se debe principalmente al agujero de la capa de ozono que aparece en primavera en la región polar del hemisferio sur, y ha descartado la idea de que ese fenómeno afecte a todo el interior del continente.
La variación de temperatura en el oeste y en la península es superior al enfriamiento que ha experimentado la zona oriental en algunos momentos, por lo que la temperatura media del continente está subiendo.
La Antártida Occidental está separada de la Oriental por las Montañas Transantárticas y ambas zonas son muy diferentes, aunque eminentemente desérticas: la capa de hielo de la primera está a una altura de 1.830 metros sobre el nivel del mar y la de la segunda a 3.050 metros.     LA