Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Antonio del Castillo: "No había nadie en ese salón a las doce y media"

Los padres de Marta del Castillo en los juzgados de Sevillatelecinco.es
Tras la declaración de los cuatro imputados en el juicio por la muerte y desaparición de Marta del Castillo, ha llegado el turno de familiares y amigos. Los padres de Marta han contado que hicieron la noche de la desaparición de su hija. Tanto Antonio del Castillo como Eva Casanueva han destacado que la noche de los hechos Samuel Benitz les dijo que Miguel Carcaño había dejado a Marta a las doce cuando aún eran las doce menos veinte. El asesino confeso, en cambio, les dijo por teléfono que había dejado a Marta a las nueve y media. Antonio también ha asegurado que "no había nadie" en León XIII "esa noche". Eva ha afirmado que sería "muy importante" para ella "recuperar lo que quede del cuerpo de mi hija".
11.46 No se cuantas llamadas hice a Miguel. Aquella noche mi teléfono no paraba de llamar a Miguel y a mi hija. Me cogió el teléfono dos veces, seguidas, y me dice que estaba en casa de su novia. No había ruidos. Yo estaba alteradas.
Responde a la defensa de María G
11.44 Mi hermano aporreó la puerta cuando ya sabe que el vecino había visto a Miguel con la silla. De una y media a dos menos cuarto. Dejó pasar a mi hermano y cerrarle la puerta a los demás amigos. Hablan en el salón. Mi hermano comentó que iba con chandal y descubierto de cintura para arriba. No me dijo que tuviera pinta de estar dormido.
Responde al abogado de Francisco Javier
11.43 Antes de las detenciones yo estaba en la cama sedada.
11.41 Hable con Samuel una vez por teléfono esa noche. Estoy hablando con Samuel y mi marido escucha la conversación. Había mucho ruido y Samuel me dijo que salía fuera. Dijo que estaba en una fiesta y me dijo que Miguel había dejado a Marta a las doce, pero no eran las doce. "La ha dejado a las doce", me dijo Samuel. De esa contradición se da cuenta mi marido sobre la marcha. Eso se lo dice a la policía mi marido.
Responde a la defensa de Samuel
11.38 Mi hermano me dijo me da muy mala espina. El hermano es un chulo, ha dejado a los chavales fuera. No me ha tratado bien, me dijo. Hay un vecino que ha visto a Miguel con una silla de ruedas. Me dijo que la casa estaba muy oscuro y huele a limpio.
11.35 Lo primera que me cuanta mi hija, además de que Miguel se queda huérfano, vienen de feria con 15 años...Miguel se cabrea con mi hija y le dice que no van donde habían quedado con amigos y él se va. A la hora de volver estaba esperándola con un oso de peluche. Estas saliendo con una persona que tiene perfil de maltratador. Una vez mi hija le dijo a Miguel que un chaleco suyo le quedaba mejor a Gabi que a él y cuando Gabi se lo quitó Miguel lo quemó.
Responde a las preguntas de la acusación particular
11.32 A las cinco de la mañana se presentan varios amigos de mi hija y sus padres. Entre ellos, Samuel. Habían estado en al casa y que no había nadie. Yo no vi nada raro en Samuel, estaba nerviosa para fijarme. Si estoy entratamiento desde que desapareció mi hija. Estuve de baja un año. Me encuentro hundida, para mi sería muy importante recuperar lo que quede del cuerpo de mu hija. Cada cambio de versión de Miguel, no sabes si está bien o mal...si le están haciendo daño...tengo que escuhar que la violaron y luego otra versión en la que dice que la estrangula. Cada versión distinta te hunde más.
11.29 La primera vez que hablamos soy prudente y me dice que la ha dejado a las nueve y media y que él está en su casa con su novia. Hablé otra vez con él ya más enfadada. Mi marido fue solo a León XIII y desde allí me llama para que yo le asegure cuales son la ventanas de la casa de Miguel. Mi marido me dijo que llamó a las persianas y se fue hasta la única ventana on luz y un hombre le dijo que ahí no vivía Miguel.
11.26 En casa llamo a Gabi y em dice que Marta se ha ido con Miguel en la moto y que también estaba el menor. Llamó a El Cuco y me dice que está en suc asa. A los tres minutos le llamo de nuevo y me dijo que se había ido con Miguel en la moto. También llamé a Alejandara, que había estado saliendo con Miguel, y me da un teléfono al que no responde. Alejandra me da el teléfono de Samuel y lo llamo. Serína once y media o doce menos veinticinco, había música alta. Samuel me dice estoy en Montequinto y me dice que Miguel le había dicho que a las doce la había dejado. Y mi marido marido mira el reloj y ve que no son las doce.
11.24 Mi marido me dijo que había visto a Marta con Miguel y con la mirada que le he echado me ha entendido. No tenía buena imagen con Miguel porque cuando mi hija estuvo con él siempre venía triste y enfadada. Me preocupo desde la diez de la noche que no me coge el móvil. Ahi le dije a mi marido que nos fuéramos para casa. A las nueve o así la llamamos desde el teléfono de un familair porque me quedaba poca batería. Insisto a las diez, que era su hora de llegada y como no contestaba me preocupé y a las diez y media nos fuimos a casa, donde yo tenía los teléfonos de sus amigos. A vecesa daba llamada, a veces el contestador.
11.21 Marta estaba contenta. Tenía planes. No se irme a Triana o quedarme a estudiar. Había quedado en la plazita. Suena el portero y me dice ya me voy, llama Miguel que tengo que aclarar unas cosas con él. Mi hija me había comentado que Miguel se había quedado huérfano y vivía con el hermano y se lo había presentado Alfredo, un compañero de calse. Lo conocí un domingo de ramos.
Eva, la madre responde a la Fiscalía
11.16 Si los amigos fueron a León XIII a las dos de  la noche y con esos datos fui a poner la segunda denuncia. Sobre todo que el hermano no les dejaran entrar. Los amigos dejaron por escrito que habían estado de dos a dos y media en León XIII.
11.12 Cuando mi mujer habló con Samuel, después me fui al hospital y después... y desde allí llamé a mi mujer para cerciorarme. Mi mujer me confirmó la ventana. Ella trabaja al lado y sabía donde vivía. Yo había ido una sola vez y ella trabaja allí. En el portla no había nada raro. Yo buscaba luz. Estaba todo oscuro y nadie contesta. Con los golpes que di en la ventana... para llamar al hombre que veía la televisión hicieron falta unos toques. No había nadie en ese salón a las doce y media.
Responde a la defensa de María G
11.10 Toqué la persiana del salón solo. Estaba la persiana casi abajo. No toco la ventana. Llamó dos veces... y mi cuñado no estaba. No pasó micho tiempo hasta que mi cuñado se reunió con Francisco Javier.
Responde a la defensa de Delgado
11.08 Eva habló con Samuel, que yo estuviera delante, una a las doce menos 20. Yo la únca sospecha es que el último que vi con mi hija era Miguel y era muy difícil localizarlo. En los días posteriores no vi a Samuel. La última vez que lo vi fuea aquella noche que nos acompañó. En la tele dijo que si había sido una chiquillada. No recuerdo que se dirigiera a Miguel.
Responde a las preguntas del abogado de Samuel.
11.03 Con Miguel intentamos comunicar y llamamos de distintos teléfonos por si conocía los nuestros. Después del día 24 por la noche ya no conseguimos contactar con él. Yo di toques para que se escucharán desde dentro. En el silencio de la noche para llamar al hombre que veía la tele no di tan fuerte. Mi mujer habló con amigos para localizar el teléfono.
Responde a las preguntas de la acusación particular
11.00 A las cinco y media algunos amigos de mi hija estuvieron en casa. Estaba Samuel. No vi ninguna actitud extraña. Fui con la policía a señalarles las ventanas. He estado un año con psicólogos, lo he dejado porque las pastilals me atontan. Estuve de baja laboral cuatro meses. Desesperado por encontrar a mi hija. Yo pensé cuando lo detuvieron que se iba a acabar la agonía de no saber donde estaba mi hija, pero fue un varapalo. No nos entraba en al cabeza humana lo que estaban haciendo. Cualquier día iba a decir que mi hija había desaparecido por obra del espíritu santo. Encontrar a mi hija me aliviaría le sufrimiento.
10.54 Cuando llegué del hospital, mi mujer me dijo que me llegara a León XIII, eran las doce y media una menos cuarto. Sabía cuales eran las ventanas porque antes había estado allí. Vi que no había luz, estaba la persiano echada pero no del todo. Toqué las persianas. Vi a un señor sentado viendo la televisión, llamé a los cristales y el hombre em dijo que Miguel no vivía allí. No me dijo nada de haber visto a Miguel. Vi la moto de Miguel, blanca y roja. Llamé a mi mujer para que mi mujer me confirmara la ventana. Me marché a menos diez. Me fui a mi casa.
10.51 La llamamos varias veces y nos daba apagado o fuera de cobertura. Habñiamos salido y volvimos a casa para ver si estaba. Ahí empezamos a preocuparnos. LLamamos a Samuel a las doce menos cuarto y Samuel nos dijo que Miguel había dejado a la niña a las doce y eran las doce menos 20. Pero Miguel ya le había dicho que la había dejado a las nueve y media y eso nos extrañó. Fuimos al hospital por si había habido un accidente.
10:45 Mi hija salió un rato de casa por la mañana. No estaba nerviosa. Comimos juntos toda la familia. No recuerdo comentarios en la comida sobre sus intenciones de salir por la tarde. Por la tarde estaba en la habitación con el ordenador. Regresé a mi casa sobre als cinco y media. Vi a Miguel, me abrió la puerta y le pregunté a donde iba y me extraño verlo ahí porque yo sabía que tenía una novia en Camas. Le advertí a mi hija que no fuera en moto. No les vi marchar.
10.48 Yo llevaba sin ver a Miguel tres o cuatro meses. Lo veía como amigo de la pandilla de mi hija. Meses antes cambiamos de sofa y mi hija me dijo que le diéramos el sofá que él no tenía. Quedamos un sábados y entre ellos y yo llevamos el sofá a su casa. Mi hija solía llegar a casa sobre als diez y media y once y no es extrañó que no...normalmente nos daba toques al móvil.
10.51 La llamamos varias veces y nos daba apagado o fuera de cobertura. Habñiamos salido y volvimos a casa para ver si estaba. Ahí empezamos a preocuparnos. LLamamos a Samuel a las doce menos cuarto y Samuel nos dijo que Miguel había dejado a la niña a las doce y eran las doce menos 20. Pero Miguel ya le había dicho que la había dejado a las nueve y media y eso nos extrañó. Fuimos al hospital por si había habido un accidente.
Responde a las preguntas de las Fiscalía