Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Apagado el incendio provocado por una explosión en un gasoducto en Moscú

Medio centenar de equipos de bomberos trabajaron más de quince horas para sofocar el incendio provocado por la explosión de un gasoducto anoche en el sureste de Moscú, que causó heridas a cinco personas.
Las llamas del incendio, que comenzó a las 00.36 de la madrugada, alcanzaron los 200 metros de altura y, aunque cuatro horas más tarde los técnicos cortaron el suministro, el gas que quedaba en la tubería siguió ardiendo hasta primeras horas de la tarde.
Cinco personas resultaron heridas por la explosión que se registró cerca de la avenida Michurinsky y destruyó también decenas de vehículos estacionados, informó el Ministerio ruso de Emergencias.
El fuego se propagó a dos edificios administrativos colindantes, donde destruyó varios laboratorios del Instituto de Investigaciones Químicas y Físicas, pero no alcanzó a las viviendas situadas a unos 500 metros.
El Ministerio de Emergencias clasificó de quinta categoría (máxima) el incendio, que dejó sin línea telefónica a 100.000 abonados, pero ha excluido el peligro de contaminación en la capital.
La Fiscalía y el alcalde de Moscú, Yuri Luzhkov, quien acudió al lugar durante la noche, descartaron que la explosión y el incendio fueran consecuencia de un acto subversivo o terrorista, al subrayar que fue una avería de carácter técnico.
Según expertos, la rotura del gasoducto pudo ser causada por algún defecto de las tuberías, un salto de presión o bien de un deslizamiento de terreno bajo el conducto o la carretera vecina, mientras el fuego lo provocaron los cables de la línea de trolebús.