Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Árboles de Navidad ¿naturales o de plástico?

"Los árboles de plástico son mucho más contaminantes y no son biodegradables" , argumenta Raúl de la Calle, secretario General del Colegio de Ingenieros Forestales. Por eso, ellos defienden el uso de abetos naturales para adornar las casas en Navidad.
La especie más utilizada en España es el 'Picea Habies (abeto rojo), que "proviene en mayor parte de viveros de Navarra, más del 75%, no es cierto que vengan del centro de Europa", explica Raúl, por lo que "sí pueden ser replantados".
De la misma manera se posiciona Jesús González Capitán, directo técnico del Colegio de Ingenieros de Montes. Auque reconoce que la mayoría de los abetos o pinos que se adornan en Navidad son de especies centroeuropeas, son criados en viveros españoles, sobre todo de Navarra, País Vasco y Cataluña, cuyo clima es muy similar al del centro de Europa.
"Normalmente, en un porcentaje muy alto, se pueden volver a plantar en parques y jardines", explica Jesús, "y los que no se trituran para abonos naturales, nada se tira a la basura, se recicla".
Sobrevivir a la Navidad
La clave está, según estos expertos, en cuidar los árboles durante las fechas navideñas para que luego puedan ser replantados. Los abetos naturales deben terne un buen cepellón, deben mantenerse lejos de las fuentes de calor y con poca iluminación. Si a esto le unimos el riego una vez al día, los árboles sobrevivirán sin problemas a las reuniones familiares y demás festejos.
En el punto opuesto se encuentran las organizaciones ecologistas, que se muestran contrarios al uso de abetos naturales y nos recuerdan que millones de ejemplares se "sacrifican" para adornar los hogares en Navidad. Además, los datos dicen que la posibilidad de supervivencia de estos ejemplares pasadas estas fechas es de 1 de cada 1.000 árboles.
Plantar árboles que no son autóctonos es una aberración
"La tala de un árbol, tanto como si es natural como si es de vivero es muy grave", explica Alejandro González, responsable de Clima y Energía de Amigos de la Tierra, "y replantarlos en zonas que no les corresponden, también", prosigue. "Es una aberración, tenemos un problema muy grande con las especies invasoras y el uso que debería dárseles", afirma Alejandro.
Para Amigos de la Tierra la solución es el reciclaje de los árboles y reutilizar los que ya se tienen en casa.
En la misma dirección se manifiesta Greenpeace, "es una aberración plantar en el monte especies que no son autóctonas", dice Eva Saldaña, responsable de educación del ONG, "alternativas a los abetos de plástico o de papel hay mil".