Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El barco Arctic Sunrise de Greenpeace llega a Ámsterdam tras más de diez meses custodiado en Rusia

El barco de Greenpeace Arctic Sunrise ha llegado a Ámsterdam (Holanda), tras permanecer más de diez meses custodiado en Rusia como consecuencia de la celebración de una protesta pacífica contra la extracción de petróleo en el Ártico, que se saldó con 30 personas detenidas.
Según ha informado este sábado la organización ecologista, el buque ha sido recibido por varios miembros de los conocidos como 'Los 30 del Ártico' y una flotilla de bienvenida en el puerto holandés de Beverwijk.
Greenpeace ha explicado que los miembros de aquella tripulación de 'Los 30 del Ártico' han visto el barco por primera vez desde que fuera retenido por agentes de seguridad de Rusia el 19 de septiembre de 2013. Desde Beverwijk, el barco ha navegado hacia el puerto de Ámsterdam, acompañado por una flota de bienvenida formada por pequeños veleros simpatizantes de la ONG.
En la capital de Holanda, el Arctic Sunrise albergará una ceremonia de vuelta a casa, que Greenpeace ha calificado de "humilde, pero festiva". "A bordo de la nave se tomará el té a la manera tradicional rusa, desde una tetera samovar, grabada con las palabras 'MY Arctic Sunrise - Desde Rusia con amor' en inglés. Ésta se quedará a bordo, como símbolo permanente de apoyo y atención de la defensa del Ártico ruso", ha agregado.
Después el barco se trasladará a un astillero en Ámsterdam para las necesarias reparaciones. "A pesar de que el capitán Daniel Rizzotti y su equipo han trabajado duramente durante varias semanas en Murmansk (Rusia) para que el Arctic Sunrise pudiera navegar de nuevo, todavía queda mucho trabajo por hacer", ha indicado Greenpeace, que espera tener una visión completa del alcance de los daños que ha sufrido el barco dentro de dos semanas.
"Este es un día muy feliz para mí, para mi gente y para los millones de personas en todo el mundo que hicieron campaña por la liberación de 'Los 30 del Ártico' y del Arctic Sunrise", ha declarado la responsable de la campaña de Clima y Energía, Faiza Oulahsen, una de los activistas que fueron detenidos en Rusia.