Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El barco Arctic Sunrise de Greenpeace zarpa desde Rusia tras más de diez meses custodiado en el puerto de Murmansk

El barco de Greenpeace Arctic Sunrise ha salido del puerto ruso de Murmansk en dirección a Ámsterdam (Holanda), tras permanecer más de diez meses custodiado como consecuencia de la celebración de una protesta pacífica contra la extracción de petróleo en el Ártico.
Según ha informado este viernes la organización ecologista, el rompehielos permanecía atracado en el citado puerto de Rusia desde el 19 de septiembre de 2013, cuando los 28 activistas y dos periodistas que les acompañaban fueron detenidos y liberados tres meses después.
En este contexto, la ONG ha indicado que el pasado 6 de junio, el Comité de Investigación de Rusia informó a Greenpeace Internacional de que anulaba la detención del Arctic Sunrise, hecho tras el cual la tripulación de Greenpeace, liderada por el capitán Daniel Rizzotti, recuperó el acceso al Arctic Sunrise el día 27 de junio.
No obstante, Greenpeace ha señalado que "debido a los desperfectos sufridos", la tripulación tuvo que trabajar tres semanas para que el barco estuviera en condiciones para navegar. "Cuando el capitán y la tripulación pudieron acceder al Arctic Sunrise, lo encontraron en muy mal estado: sin mantenimiento durante diez meses y con los equipos de navegación, de comunicación de la nave y los sistemas de seguridad destruidos o robados", ha dicho la responsable de la campaña por el Ártico de Greenpeace Internacional, Faiza Oulahsen.
Así, se espera que el buque llegue a Ámsterdam en los próximos días, donde activistas de Greenpeace y simpatizantes le darán la bienvenida. Tras ello, será trasladado a un astillero donde se evaluará su estado y se realizarán las reparaciones pertinentes. "El Arctic Sunrise se dirige ahora a Ámsterdam, donde se reparará para que pueda volver a proteger el Ártico de las compañías petroleras como Shell y Gazprom", ha agregado Oulahsen.
"El abordaje ilegal y detención del Arctic Sunrise, así como la investigación en curso sobre la protesta de los 30 del Ártico fue un intento de intimidar y reprimir el debate acerca de la extracción de petróleo en ese valioso y frágil entorno. Sin embargo, esto nos ha hecho más fuertes", ha remachado Oulahsen, una de las 30 personas detenidas en Rusia.
Seguidamente, ha afirmado que "millones de personas se manifestaron contra el encarcelamiento ilegal de los 30 activistas", conocedoras del "calentamiento global del planeta" y que el "hielo del Ártico se está derritiendo". "Seguirán oponiéndose pacíficamente en contra de la búsqueda desenfrenada de petróleo tanto en el Ártico y Rusia como en el resto del mundo", ha advertido.
Finalmente, la ONG ha criticado que el Comité de Investigación de Rusia le informó recientemente de que había ampliado su investigación sobre el caso de los 30 del Ártico hasta el 24 de septiembre 2014, "a pesar que la causa penal contra los activistas se ha archivado".