Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Asociación de Forestales sostiene que los incendios en Canarias se deben al "abandono" de los montes

La Asociación de Forestales de España en Canarias (Profor Canarias) ha tildado de "bastante trágica" la situación generada en el archipiélago por los incendios producidos este verano, que se deben, según defienden, a que los paisajes naturales de las islas son "muy vulnerables".
En declaraciones a Europa Press, el presidente de la asociación, Yeray Martínez, ha afirmado que "aunque nadie le prendiese fuego al monte, que también", el entorno natural, "principalmente por motivos socioeconómicos", es muy vulnerable. "Los usos del monte se han abandonado y se ha empezado a acumular mucha biomasa --materia orgánica--, es decir, mucho material que puede arder", ha explicado.
Desde Profor Canarias proponen que se realicen actuaciones para conseguir bosques "más maduros". "Estos bosques serían más seguros, ya que, por ejemplo, los árboles más altos generan más sombra sobre el suelo y el riesgo es menor", ha aclarado Martínez.
A la inseguridad de los montes se une la sequía del último invierno, "algo normal en algunos años" y los episodios de olas de calor que se han ido sucediendo "que destacan por su anormalidad".
"Los grandes incendios siempre coinciden con olas de calor ya que, cuando se produce un incendio en estas condiciones, no es una cuestión de medios el poder apagarlo, sino de que se presente la oportunidad por una mejora del tiempo o por otras cuestiones, como que lo que se encuentre el fuego en su camino no arda con facilidad", ha defendido el presidente.
No obstante, Martínez reconoce que en muchas ocasiones la mecha que desencadena el incendio proviene de la mano del hombre, ya sean pirómanos o gente que se descuida. "En el caso de los primeros lo único que se puede hacer es controlar las zonas de más riesgo, mientras que en los otros lo adecuado sería mejorar las campañas de concienciación para que la gente reconozcan las consecuencias que puedan tener sus actividades", ha considerado Martínez.
El presidente de Profor Canarias también ha resaltado el hecho de que algunas personas produzcan incendios para conseguir trabajo. Según Martínez, el mensaje no debe ser que haya dinero para el medio ambiente tras el fuego, sino "no hace falta que se produzca algún incendio para que haya dinero".
PROTEGER EL SUELO FORESTAL
Profor Canarias considera que el principal riesgo que puede haber ahora es que se produzcan "movimientos en masa", es decir, pérdida de suelo en el monte, si hay lluvias intensas en otoño. "El suelo se ha quedado desnudo, por lo que se hay que aprovechar los restos de la vegetación quemada para crear infraestructuras, pequeñas albarradas, que protejan el suelo del impacto directo del agua", ha indicado Martínez.
De esta manera, se evitaría que se produjeran procesos erosivos importantes al golpear el agua directamente al suelo, "como ocurrió en El Hierro hace unos años, cuando el barro llegó hasta las casas". Además, si se conserva este suelo, es más fácil que se regenere la vegetación.
En lo referente a la regeneración de los montes después de los incendios, el presidente ha afirmado que ésta dependerá del tipo de vegetación quemada y de la intensidad del incendio en cada caso. En las zonas en las que el fuego ha corrido por el suelo, los daños son muy pequeños y el bosque tardará uno o dos años en recuperarse, ha señalado Martínez.
"En las zonas en las que el fuego fue muy intenso, algunos árboles habrán muerto, mientras que los otros tardarán una media de 5 a 15 años en recuperarse, según el grado en el que hayan resultado afectados", ha agregado.