Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Nace la Asociación Nacional de Profesionales del Hacking Ético para formar "un bloque sólido" con juristas y policías

Buscan la colaboración "más eficaz" entre profesionales de distintos sectores para garantizar "ciberseguridad"
Un grupo de emprendedores cordobeses promueve la Asociación Nacional de Profesionales del Hacking Ético ('ANPhacket'), con el objetivo de formar "un bloque sólido" entre los juristas, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y los propios 'hacker' éticos, teniendo en cuenta la labor de estos últimos y el trabajo de los primeros, donde "la seguridad de los sistemas y de la información es imprescindible en la sociedad actual".
Así lo destacan a Europa Press desde la entidad, que preside el perito informático judicial Miguel Ángel Arroyo, con el profesor de Informática Eduardo Sánchez, como vicepresidente; el proveedor de servicios de la Información, José María Herruzo, como tesorero, y el abogado Rafael Perales Cañete, como secretario y asesor jurídico.
Dicho grupo ha creado las bases de la asociación, con sede en la capital cordobesa, y que cuenta con los miembros de la Junta Directiva, a la que se suman otros emprendedores de distintos puntos del país, entre ellos personas del mundo empresarial, la Universidad, la abogacía digital y la Policía Nacional, así como integrantes de la Asociación de Expertos Nacionales de la Abogacía TIC (Enatic).
En este sentido, establecen como objetivo principal "el reto de conseguir la colaboración más eficaz" de los profesionales que serán los tres pilares de la asociación --'hacker' éticos, juristas especializados en derecho informático y miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado asignados a la delincuencia telemática y tecnológica--.
De este modo, ven importante "erradicar la connotación peyorativa" de la palabra 'hacker' para que "deje de identificarse con 'pirata informático' o 'ciberdelincuente'", dado que "no es lo mismo un 'hacker' que un 'cracker', que es el que utilizando técnicas 'hacker' provoca daños en sistemas, fabrica virus o consigue beneficios ilegales". Al respecto, recuerdan que el origen de Internet está en la labor de los 'hacker'.
Ante ello, difundirán "la ética 'hacker'", de la que precisan que "no solamente pueden ser 'hacker' los informáticos", sino que también se puede denominar así a quien se identifica con dicha cultura, de manera que explican que "si uno se atiene al concepto originario, se puede hacer de todo y ser 'hacker' sin disponer de una elevada tecnología".
Por ejemplo, según comentan, "se puede ser jardinero o carpintero y ser 'hacker' si se trabaja con pasión e inquietud desvelando lo oculto de cada actividad, poniéndolo en común y ofreciendo a la sociedad un producto creativo, genuino y valioso".
EL USO DE LAS TÉCNICAS
No obstante, advierten de que son conscientes de que las técnicas 'hacker' pueden ser utilizadas por 'ciberdelincuentes', de ahí que un objetivo "esencial" de la asociación es delimitar la actitud ética de los profesionales que utilicen dichas técnicas.
En concreto, un experto en seguridad informática utilizará las técnicas en las auditorías de seguridad que realice, un abogado experto en seguridad de la información las podrá utilizar para mejorar su asesoramiento legal y obviamente un miembro de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado empleará dichas técnicas para mejorar la investigación y persecución de actos de 'ciberdelincuentes'.
En definitiva, aclaran que "cualquier uso inadecuado o ilegal de las técnicas 'hacker' será objeto de repulsa por parte de la asociación".
LA COLABORACIÓN CON INSTITUCIONES
Otro objetivo básico es la formación de los asociados, de modo que se produzca una formación mutua entre informáticos, abogados digitales, policías y guardias civiles dedicados a la investigación de 'ciberdelitos'.
Igualmente, esta nueva asociación de carácter nacional se fija especialmente la colaboración con la sociedad, con las instituciones privadas y públicas para "fomentar la seguridad informática y conseguir mayor seguridad en la nueva sociedad de la información". Por tanto, garantizar "ciberseguridad".
Para atender a ello, argumentan que "la concienciación en seguridad es básica y necesaria en todos los sistemas, de particulares, empresas y profesionales"; con ella "se fomentará la confianza en la sociedad de la información, en el comercio electrónico", y por ende se podrá originar "más oferta y demanda de servicios y prestaciones 'online'".
Por tanto, los objetivos los resumen en cuestiones básicas como "formación, concienciación, colaboración y ayuda". A tal efecto, informan de que tienen contactos con profesionales que "procuran la formación profesional de gran nivel para los integrantes como expertos en seguridad de la información e informática".
EL ORIGEN, LAS 'HACK&BEERS'
Mientras, los emprendedores explican que la asociación es "una evolución natural y lógica" de las 'Hack&Beers', las reuniones de 'hacker' éticos que comenzaron en Córdoba hace más de un año donde se compartían ideas y avances en seguridad informática.
Esta comunidad de 'hacker' éticos ha evolucionado de tal forma que ya tiene dinamizadores por toda España --Córdoba, Jaén, Málaga, Sevilla, Madrid, Murcia, Valencia, Barcelona, Lérida o Huesca-- y cada día les llegan peticiones de nuevos lugares.
Así, 'Hack&Beers' comenzó como una comunidad de personas que se reúne para aprender cosas nuevas de seguridad informática por medio de charlas con carácter más distendido, para terminar con un 'networking' entre amigos y compartir conocimientos y experiencias tomando cervezas.
Al acudir a dichas reuniones abogados especializados en derecho informático y policías nacionales buscando conocimientos para poder realizar sus tareas más eficazmente y correctamente, nació "con mucho entusiasmo" la idea de asociarse.
En ciernes de crecer, los emprendedores confiesan que no pensaban que en cada reunión o evento que fuera alguno de los promotores y mencionara la idea "se hiciera una cola de personas para solicitar ser socio", al tiempo que subrayan que configurarán una comisión de admisión.
NUMEROSAS ACTIVIDADES CON DONACIONES
Entre las actividades que se marcan en la agenda, se encuentran todas las propias de las 'Hack&Beers' con las reuniones por toda España; la creación de comisiones de trabajo específicas con abogados digitales y fuerzas de seguridad para elaborar proyectos de trabajo o informes.
Asimismo, elaborarán una agenda de congresos, charlas y actividades formativas y de concienciación en la seguridad de la información; trabajan para colaborar con instituciones públicas y privadas, como universidades, institutos, colegios o administraciones públicas.
También, se marcan la difusión y concienciación de seguridad junto con proyectos solidarios, como por ejemplo impartir charlas sobre seguridad en redes sociales, Internet, comercio electrónico a centro cívicos y pedir como contraprestación simbólica y voluntaria que se aporte comida o ropa para donarlas a su vez a instituciones de ayuda no gubernamentales (Hack&Help).
Todo ello, según declaran, "encaminado a aumentar la 'ciberseguridad' que se está convirtiendo en un bien jurídico digno de mayor protección normativa".
Y para ser integrante, precisan que es una asociación profesional, por lo que "para formar parte se ha de ser profesional y tener conocimientos sobre seguridad informática, de derecho informático o estar formándose para ello, o ser miembro de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado". Se puede contactar en el correo 'info@anphacket.es'.
En la asociación está la figura del asociado o 'socio junior', que es el que "se está formando en materias indicadas y que su integración en la asociación le hace contactar con la realidad y el mundo de la seguridad informática e información".