Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Asociación de Padres Separados piden medidas judiciales para proteger al hombre maltratado

Un hombre observa alguans de las obras que forman parte de la exposición "Por una vida sin malos tratos", expuestas en 2008 en el Museo de León. EFE/Archivotelecinco.es
La Asociación de Padres de Familia Separados (APFS) ha solicitado una reunión "urgente" con el decano de los jueces de Baleares para exigir medidas cautelares contra la ex mujer de Ramón Llabrés, uno de los dos hombres españoles que cuenta con un teléfono de protección ante el maltrato por haber sufrido amenazas.
En un comunicado, la asociación explica que Ramón Llabrés está recibiendo atención por parte de la Oficina de Ayuda de las Víctimas de la Violencia de Género del Ayuntamiento de Palma después de que denunciara malos tratos y amenazas de muerte por parte de su ex mujer.
"A Ramón Llabrés su ex mujer le dijo que le iba a abrir la cabeza en canal además de otras muchas lindezas. Acreditadas las amenazas, el Juzgado de Instrucción número 5 impuso una orden de alejamiento contra ella, quien días después la infringió apaleando otra vez en plena calle a su ex marido ante testigos", relata la nota.
Estos hechos, según la APFS, han sido acreditados por informes médicos y con grabaciones de llamadas telefónicas recibidas por Llabrés y un vídeo de más de diez minutos en el que aparece su ex mujer dándole puñetazos y patadas.
A pesar de estas "pruebas", la asociación manifiesta su sorpresa ante el hecho de que los juzgados de Palma consideren que no hay motivos suficientes para abrir un procedimiento en contra de la ex mujer de Llabrés.
Por ello han solicitado un encuentro con el juez decano al que transmitirán su preocupación por la situación de vulnerabilidad que este hombre padece actualmente y que seguirá padeciendo hasta que no se tomen las medidas oportunas, señala la APFS.