Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Asociaciones de mujeres dicen que la defensa de Urdangarín deja a la Infanta como "exponente de la violencia económica"

La Federación de Mujeres Progresistas y la Federación de Asociaciones de Mujeres Separadas y Divorciadas coinciden al apuntar que la defensa del exduque de Palma, Iñaki Urdangarín, está convirtiendo a la infanta Cristina en "un exponente de la violencia de género económica", al asegurar en sede judicial que él "custodiaba" su tarjeta de crédito personal, a la que ella nunca tuvo acceso.
"Esto es exactamente lo que denunciamos como delito de violencia de género económica, la situación de aquella mujer a la que el marido administra absolutamente todo en incluso su propia tarjeta. Lo que tiene que plantearse Urdangarín es si quiere dejar a la Infanta como un exponente claro de violencia económica", ha señalado la presidenta de Mujeres Separadas y Divorciadas, Ana María del Campo.
En declaraciones a Europa Press, ha lamentado que "se está utilizando algo que le pasa a muchas mujeres que sufren violencia económica" lanzando un mensaje que "tiene un impacto negativo total y absoluto" sobre la sociedad. Por eso, incide en "decir a la opinión pública que lo que está haciendo el señor Urdangarín es justificar a su mujer".
"Sólo puedo interpretar eso como un esfuerzo por salvar a la Infanta de la responsabilidades judiciales que pudieran recaer sobre ella, porque si se toma al pie de la letra la declaración de Urdangarín, habría que decir que acaba de exponer un modelo machista que desapareció hace años gracias a la lucha de las organizaciones de mujeres", ha apuntado en relación a la obligación legal por la que "el marido administrara los bienes e incluso aquellos que eran privativos".
En la misma línea, la presidenta de Mujeres Progresistas, Yolanda Besteiro, confía en que todo responda a "una estrategia de la defensa" porque de otro modo, la conducta del exduque de Palma habría ido "contra los principios igualitarios que rigen la sociedad y que están enfocados al empoderamiento femenino".
"Si es así (que custodiaba su tarjeta) es una triste noticia que se pueda dar ese control sobre otra persona. Siempre estamos criticando que las conductas de control sobre las mujeres nos hacen un daño tremendo porque nos quitan poder y autonomía y nos restan las cualidades que tenemos como mujeres", ha comentado a Europa Press.
Para Besteiro, "el hecho de que se controle y domine la vida económica" de la mujer "va en contra de los principios de igualdad" que deben regir en un Estado de Derecho, donde el objetivo, además, "debe ser el empoderamiento económico, que es el principal medio de autonomía y algo impresdincible para que una mujer sea dueña de su propia vida". "Espero y deseo que sea una línea argumental de su defensa y que no sea nada ajustado a la realidad", ha añadido.