Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Asocian el radón residencial y la exposición pasiva al tabaco con el riesgo de cáncer de pulmón

Un equipo de la Universidad de Santiago de Compostela ha encontrado la relación entre el radón residencial y la exposición a humo ambiental de tabaco frente al cáncer de pulmón. El radón es un carcinógeno humano reconocido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) que se acumula de manera natural en el interior de los domicilios y ambientes interiores.
De esta forma, en la investigación, que ha sido publicada en 'European Respiratory Journal' y recogida por la plataforma Sinc, se asocia por primera vez la concentración residencial de este compuesto y la exposición a tabaquismo pasivo con el riesgo de cáncer de pulmón.
Asimismo, además de observar un efecto significativo del radón para el cáncer de pulmón en personas nunca fumadores, los investigadores han observado que la exposición a humo ambiental aumenta aún más el riesgo de ese cáncer debido al radón residencial.
"Hemos observado que las mujeres tienen más riesgo de cáncer pulmonar que los varones para una misma exposición a radón", ha explicado el profesor de Medicina Preventiva y Salud Pública de la USC y responsable de la investigación, Alberto Ruano.
LÍNEA DE INVESTIGACIÓN PUNTERA
El estudio se enmarca dentro de una potente línea de investigación en la que se analiza el efecto del radón residencial sobre la patología respiratoria. Otro trabajo del mismo grupo, publicado en agosto en el 'Journal of Thoracic Oncology', encontraba asociación entre el radón residencial y ciertos genes implicados en el metabolismo de agentes carcinogénicos.
Por su parte, el laboratorio de Radón de Galicia que dirige el profesor de la USC Barros Dios está ejecutando otra investigación multicéntrica denominada 'DNA-Repair', financiada con más de 120.000 euros del Fondo de Investigaciones Sanitarias.
Este laboratorio ha medido la concentración de radón en más de 3.500 domicilios gallegos y en lugares de trabajo, fundamentalmente de administraciones públicas, para luego elaborar mapas que son de acceso público en la red.