Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las pistas del caso de Asunta

Según el atestado, un testigo vio cerca de esta casa el sábado por la tarde a Rosario Porto con su hija Asunta. Iban a recoger el coche aparcado. Las cámaras de varios comercios de la zona grabaron el paso del vehículo. Las imágenes más nítidas las grabó la cámara de tráfico en una rotonda. Alfonso Basterra había comprado sedantes y se los dieron a la niña calculando que al llegar a la finca de Teo se quedaría dormida. Según la Guardia Civil, por si se despertaba, le ataron un pie y una mano. Creen que usaron unas cuerdas cortadas, halladas la mitad en la casa y la mitad junto al cuerpo. Luego la asfixiaron con una almohada o con un muñeco. Ambos están siendo analizados para contrastarlos con las fibras encontradas en la boca y en la garganta de la niña. La Guardia Civil cree que esperaron a que se hiciera de noche para sacar el cadáver. Luego fueron a poner la denuncia.  El móvil sigue siendo el económico. Aunque han encontrado un testamento en el que Asunta no es la beneficiaria, creen que hay bienes a nombre de la niña. Los investigadores dicen que tanto la madre como el padre necesitaban dinero y la niña les sobraba.