Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dos profesoras de Asunta afirman que acudió a clase drogada

Asunta acudía a una academia de música. Dos de sus profesoras aportan datos a la investigación. El 16 de julio, el padre de la niña la llevó a clase, y apreciaron que parecía drogada. Se le cerraban los párpados. Al recuperarse, Asunta dijo que su madre le daba pastillas. Al pedir explicaciones a la persona que fue a recogerla, ésta les dijo que, como padecía asma, esos efectos podrían deberse a la medicación. La muerte de Asunta y la detención de sus padres llevó a las profesoras a la Guardia Civil. El suceso coincide en el tiempo con el misterioso suceso denunciado por Rosario Porto, cuando dijo sorprender a un individuo en su casa saliendo del dormitorio de su hija. Los investigadores sospechan que las altas capacidades de Asunta, sus múltiples actividades e inquietudes superaban a los padres.