Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Audiencia Nacional rechaza la interpretación del Constitucional en el cómputo de prisión preventiva

El pleno de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ha rechazado por unanimidad aplicar la interpretación que el Tribunal Constitucional (TC) hizo en una sentencia sobre la forma de computar la prisión preventiva a los reclusos que cumplan condena por otros delitos.
Así lo han acordado los quince magistrados que componen el pleno, que preside Javier Gómez Bermúdez, en una reunión no jurisdiccional (no vinculante), celebrada a raíz de que el narcotraficante gallego Laureano Oubiña reclamara a la Audiencia Nacional una nueva liquidación de sus condenas.
El narcotraficante pedía que se le computara el tiempo cumplido en prisión provisional como hace en la citada sentencia el TC, que computó como prisión preventiva en una causa el tiempo que un recluso permaneció en la cárcel mientras cumplía condena por un delito distinto.
El pleno desestima la solicitud de Oubiña en un auto, del que ha sido ponente Guillermo Ruiz Polanco, "sin perjuicio de considerar (...) que no ha quedado huérfano de abono período alguno de prisión".
A esta resolución se suma un voto particular del magistrado Javier Martínez Lázaro, que coincide con la oposición de sus compañeros a que se pueda computar la prisión preventiva decretada en una causa a otra por la que se cumple ya condena.
Sin embargo, asegura que la solución de la mayoría de la Sala no le satisface porque éstos han llegado a admitir "la posibilidad" de computar la prisión preventiva en dos causas siempre que haya habido "afectación" a la libertad de los derechos del condenado.
Para Lázaro, lo coherente es "no aceptar ninguna posibilidad de doble cómputo de la duración de privación de libertad y su abono a dos penas distintas", porque, a su juicio, debe hacerse "exclusivamente" a la misma causa en la que se decretó la prisión preventiva.
El Constitucional en su sentencia concluyó que no puede afirmarse que el preso preventivo que cumple a la vez condena no está "materialmente" en situación de prisión preventiva, lo que al final supuso para el condenado Abdelhakim Isaoun, una reducción de condena de más de nueve meses, frente al mes y un día que le aplicó la Audiencia Provincial de Las Palmas, donde fue juzgado.