Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Audiencia anula la indemnización de los afectados de la talidomida

La Audiencia Provincial de Madrid ha fallado a favor de la farmacéutica alemana Grünenthal, fabricante de la talidomida, y ha anulado las indemnizaciones que el Juzgado de Primera Instancia número 90 de Madrid fijó hace casi un año para las víctimas de la Asociación de Víctimas de la Talidomida en España (AVITE).

En una sentencia fechada a 13 de octubre, a la que ha tenido acceso Europapress, la Audiencia revoca en su integridad la resolución adoptada por este juzgado al estimar el recurso de apelación interpuesto por la farmacéutica a la demanda de AVITE.
Los magistrados estiman que las acciones ejercitadas por AVITE han de entenderse "prescritas, por lo que proceden a revocar la sentencia y desestimar en su integridad la demanda interpuesta".
Hace un año el Juzgado de Primera Instancia número 90 de Madrid  condenó  a la farmacéutica Grünenthal, fabricante de la talidomida, a indemnizar a los afectados de la Talidomida en España con 20.000 euros por cada punto porcentual de minusvalía reconocido.
En el juicio, que se celebró el 14 de octubre de 2013, el representante legal de la empresa señaló que este fármaco "no estaba indicado para nauseas de embarazadas", pero reconoció que entonces, en el prospecto, no se las excluía. Por su parte, la defensa de la alemana sostuvo que las infracciones estaban prescritos.
En el procedimiento civil estaban inmersas veinticuatro de las cientos de víctimas que causó el consumo de este medicamento en España a raíz de una demanda de AVITE. Los afectados reclamaban un total de 204 millones de euros y que la farmacéutica alemana pida perdón por los daños causados.
La talidomida era un calmante que comenzó a comercializarse a partir de 1957. El fármaco se retiró en diciembre de 1961, pero los demandantes sostienen que hubo ventas en España hasta mayo de 1962. Provocó malformaciones congénitas en cerca de 3.000 personas en España.