Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Aumenta un 28,2% el número de nuevos sacerdotes en España en 2015 tras la caída del año anterior

El número de nuevos sacerdotes aumentó un 28,2 por ciento en 2015 pasando de 117 nuevos sacerdotes a 150, un crecimiento que, a su vez, ha provocado una disminución de un 4,2% en el número de seminaristas, según los datos publicados por la Conferencia Episcopal Española (CEE).
Este incremento se produce tras el descenso del año pasado, cuando el número de seminaristas ordenados cayó un 10,7%, aunque se trató de una bajada puntual, que rompía la tendencia al alza de los años anteriores (122 en 2011, 130 en 2012 y 131 en 2013).
Además, de los datos se desprende que en España hay 1.203 seminaristas menores --en edades adolescentes--, 61 más que en el curso 2014-2015, y 1.300 seminaristas mayores, 57 menos que en el curso anterior. Este descenso de seminaristas mayores, según precisa la CEE, está relacionado con el incremento de nuevos sacerdotes que al ordenarse han dejado el seminario.
En cuanto a las entradas al seminario mayor en el curso 2015-2016, se han contabilizado 270 nuevas incorporaciones, 41 menos que en el curso 2014-2015, cuando ingresaron 311. En el periodo 2013-2014 entraron 299, en de 2012-2013, 295 y en el de 2011-2012, 277. Mientras 142 han abandonado el seminario, 12 más que el curso anterior.
Estos datos se hacen públicos ante la próxima celebración del Día del Seminario, el 19 de marzo. La Comisión Episcopal de Seminarios y Universidades ha editado los materiales para celebrar esta jornada que en el Año de la Misericordia lleva por lema 'Enviados a reconciliar'.
El Día del Seminario se celebra desde el año 1935 con el objetivo de suscitar vocaciones sacerdotales mediante la sensibilización, dirigida a toda la sociedad, y en particular a las comunidades cristianas.