Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Aumentan un 60% los cristianos muertos por su fe en 2015 y se duplica el número de iglesias atacadas en el mundo

Corea del Norte, Irak y Eritrea, los países más peligrosos para los cristianos, y Nigeria, donde se ha producido el mayor número de muertes
El número de cristianos muertos por su fe ha aumentado en más de un 60% en todo el mundo entre el 1 de noviembre de 2014 y el 31 de octubre de 2015, periodo en el que se ha duplicado el número de iglesias atacadas, según se desprende de la Lista Mundial de la Persecución 2016, un estudio publicado anualmente por la organización sin ánimo de lucro Puertas Abiertas que analiza el nivel de persecución religiosa a la que se ven sometidos los cristianos a nivel mundial, que registra un incremento de 2,8 puntos respecto a la lista de 2015.
Así, mientras la Lista Mundial de la Persecución de 2015 (1 de noviembre 2013-31 octubre 2014) recogió un total de 4.344 cristianos muertos por su fe y 1.062 iglesias atacadas, la LMP de este año recoge 7.100 cristianos muertos por su fe y 2.406 iglesias atacadas, lo que supone un incremento del 63% en el número de muertes conocidas y del 127% en el número de iglesias atacadas conocidas.
Los mayores incidentes se han producido en países del África subsahariana, donde grupos terroristas islamistas como Boko Haram, Séléka, ADF-NALU y Al-Shabaab están activos, y en los que destaca el elevado número de muertes acaecidas en Nigeria (4.028 muertes y 198 iglesias atacadas), RCA (1.269 fallecidos y 131 ataques), Chad (750 muertes y 10 ataques), RDC (467 muertes y 13 ataques), Kenia (225 muertes) y Camerún (114 muertes y 10 ataques).
En el caso de Nigeria, el estudio alerta de que muchos datos "aún no han sido estudiados en profundidad" por lo que las cifras pueden ser más elevadas y añade que, del total de víctimas, 2.500 se atribuyen a Boko Haram y más de 1.500 a los pastores Fulani, mientras que al menos 30.000 cristianos han sido desplazados por la violencia sólo en el estado de Taraba. En relación a la República Centroafricana, el número de muertes (1.269) e iglesias atacadas (131) comprende el periodo que va de enero a abril de 2015, "de modo que los números reales para el periodo completo de la investigación son probablemente mucho más altos".
Puertas Abiertas precisa que esto ocurre también con la situación de Siria e Irak, ya que los incidentes conocidos no representan un registro completo de los actos violentos que han afectado a los cristianos en el periodo de un año y añaden que, durante el periodo de investigación, se han sucedido los informes de profanaciones de iglesias, especialmente en áreas controladas por el Estado Islámico.
Asimismo, durante 2015, ocurrieron en Libia tres importantes incidentes relacionados con la persecución a cristianos: en febrero de 2015, 21 cristianos egipcios coptos fueron asesinados por yihadistas afiliados al Estado Islámico. En abril, un suceso similar tuvo lugar cuando 79 refugiados cristianos etíopes y eritreos fueron secuestrados y más de treinta de ellos acabaron muertos cruelmente. En junio de 2015, 86 emigrantes eritreos cristianos (algunos informes hablan de 88), que escapaban de la represión política en su país de origen, fueron raptados por miembros del Estado Islámico en Libia.
En cuanto a la Lista Mundial de la Persecución 2016, está encabeza por decimocuarta vez por Corea del Norte, que vuelve a ser el país más peligroso para los cristianos, seguido de Irak. Destacan también Eritrea y Pakistán, que se sitúan en el 3º y 6º puesto respectivamente, alcanzando niveles máximos para ambos países, mientras que Libia entra en el 'Top 10' por primera vez.
De este modo, en el periodo de investigación (1 de noviembre de 2014 a 31 de octubre de 2015), los primeros diez países de la lista donde es más difícil para los cristianos practicar su fe son Corea del Norte (92 puntos sobre 100), Irak (90), Eritrea (89), Afganistán (88), Siria (87), Pakistán (87), Somalia (87), Sudán (84), Irán (83) y Libia (79).
El estudio constata que la persecución religiosa se ha recrudecido en Eritrea y Pakistán, mientras que la puntuación de entrada entre los 50 países que componen la clasificación ha crecido cinco puntos, lo que, a juicio de los investigadores, "supone una señal alarmante y muestra que la Lista Mundial de la Persecución es sólo un registro de la punta del iceberg".
Además, el mapa de 2016 contiene dos países nuevos: Níger y Bahréin que se sitúan en el puesto 49 y 48 respectivamente. Para Níger, la expansión de Boko Haram en su territorio ha causado que la violencia y el miedo entre los cristianos crezcan bruscamente. En Bahréin, la introducción gradual de la ley sharía por parte del sultán del país ha empezado a restringir seriamente el testimonio público de la fe cristiana en el país.
Estas dos nuevas entradas han echado fuera de la lista a Sri Lanka y Mauritania aunque, como alertan, la situación en estos países no ha mejorado pues en Sri Lanka las iglesias todavía son atacadas por comunidades budistas locales y en Mauritania el control sobre la actividad cristiana ha continuado, según Puertas Abiertas.
Puertas Abiertas es una organización sin ánimo de lucro que vela por la defensa de los derechos de libertad religiosa en todo el mundo y en concreto por la seguridad de los cristianos perseguidos.
PERSECUCION
La Lista Mundial de la Persecución se publica cada enero y enumera los 50 países donde los cristianos sufren mayor persecución. Por "persecución" se entiende cualquier hostilidad experimentada como el resultado de la identificación de una persona con la fe en Cristo. Esto puede incluir actitudes, palabras y acciones hostiles hacia los cristianos. Los métodos de investigación y los resultados han sido auditados independientemente por el Instituto Internacional de la Libertad Religiosa (IIRF).
La metodología de la Lista Mundial de la Persecución de Puertas Abiertas está diseñada para averiguar cómo la fe cristiana se ve oprimida en cinco áreas distintas: la vida privada, la vida familiar, la vida en la comunidad, la vida nacional y la vida de iglesia. Asimismo, también cubre la esfera de la violencia (violaciones, muertes, quema de iglesias, etc).
"Es posible que la persecución sea tan intensa en todas las áreas de la vida que los cristianos temen dar testimonio de su fe, así que puedes encontrarte niveles bajos de violencia como resultado ya que los incidentes (violentos) de la persecución normalmente son provocados al dar testimonio de fe", explica el doctor Ronald Boyd-MacMillan, director de Investigaciones de Puertas Abiertas Internacional (Open Doors International).
En este sentido, los países donde esta opresión muestra ser más intensa son Somalia, Corea del Norte, Eritrea, Afganistán, Maldivas, Irak, Irán, Arabia Saudí, Yemen y Siria. Asimismo, los niveles máximos de violencia dirigida a cristianos (en países de la LMP de 2016) se dieron en Nigeria, Pakistán, Irak, Siria, Myanmar, República Centroafricana, Egipto, México, Sudán e India.
Asimismo, las zonas de conflicto en el mundo son frecuentemente regiones donde los cristianos son especialmente vulnerables y cita como ejemplo la región kurda del norte de Irak (que ha subido 4 puntos y este año se sitúa en el puesto 2), donde pese a ser un refugio seguro para los refugiados cristianos de Mosul y la Planicie de Nínive, el Gobierno está ordenando que se vendan tierras a familias musulmanas en varias áreas y pueblos predominantemente cristianos, que viven de forma precaria.
Otra de las regiones con una mayor radicalización en la población musulmana son las áreas costeras y del norte de Kenia, que ha crecido cinco puntos hasta situarse como el país número 16 de la lista. Además, los cristianos que viven en estados de Asia central han visto un fuerte deterioro de su libertad religiosa, especialmente a medida que los gobiernos aumentan su vigilancia y control sobre todos los grupos de la sociedad.