Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Australia da luz verde a 'Ocrevus' (Roche) frente a la esclerosis múltiple en brotes y primaria progresiva

La Agencia Australiana del Medicamento (TGA, en sus siglas en inglés) ha autorizado el uso del fármaco de Roche ocrelizumab, bajo el nombre de comercial de 'Ocrevus', como tratamiento para la esclerosis múltiple en brotes y la primaria progresiva.
Se trata de la segunda aprobación que recibe este fármaco para ambas indicaciones tras la decisión adoptada el pasado mes de marzo por la Agencia Americana del Medicamento (FDA, en sus siglas en inglés), mientras que en otras regiones como Europa, Latinoamérica u Oriente Medio todavía se está revisando su solicitud.
El fármaco, que se administra por infusión intravenosa en dosis de 600 miligramos cada seis meses, ha recibido el visto bueno después de los ensayos clínicos realizados para probar su eficacia en ambas formas de esta enfermedad.
Está diseñado para actuar selectivamente sobre los linfocitos B CD20-positivos, un tipo específico de célula inmunitaria que podrían contribuir de forma clave a los daños en la mielina (que aísla y soporta las células nerviosas o neuronas) y en los axones (una parte de las neuronas), lo que puede provocar discapacidad en estos afectados.
La máxima responsable de Desarrollo Internacional de Roche, Sandra Horning, ha celebrado esta aprobación en Australia dada la alta prevalencia de la esclerosis múltiple en este país, donde viven más de 23.000 personas con la enfermedad, lo que la convierte en la principal causa de discapacidad no traumática en adultos jóvenes.
Además, antes de la aprobación no existía ningún tratamiento disponible para las personas con la enfermedad primaria progresiva, que a menudo experimentan una discapacidad más rápida y más grave. "Seguiremos trabajando con las agencias reguladoras de todo el mundo para poner ocrelizumab a disposición de las pacientes con esclerosis múltiple tan pronto como sea posible", ha destacado.