Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Autorizan la entrega a las familias de los cuerpos de los 12 fallecidos en el accidente de Barcelona

Una mujer coloca una flor en memoria de los doce fallecidos en Castelldefels (Barcelona) tras ser atropellados por un tren al cruzar las vías en la noche de San Juan. En el accidente fallecieron doce personas, once latinoamericanos y una rumana. EFE/Archivotelecinco.es
Un juez decretó hoy la entrega a las familias de los restos de las doce personas (once de ellas latinoamericanas) fallecidas el 23 de junio pasado en el accidente de tren de Castelldefels-Playa (cerca de Barcelona, noreste de España).
Según informó el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), el juzgado de primera instancia e instrucción de Gavà (Barcelona) autorizó la entrega de los cuerpos a las familias, después de que el Instituto de Medicina Legal de Cataluña informara de que los cadáveres "ya están plenamente identificados" y "los restos unificados al cadáver correspondiente".
"El juez ordena que se haga entrega de los cadáveres a los familiares y autoriza el traslado al Tanatorio de Castelldefels. Los objetos personales de las víctimas también pueden ser entregados a las familias", señaló el TSJC en un comunicado.
El juzgado comunicó hoy esta decisión a los familiares de las víctimas, que ahora pueden solicitar la repatriación de acuerdo con las autoridades consulares, añadió el TSJC, que recuerda también que "las diligencias judiciales continúan secretas".
Doce personas resultaron muertas y otras catorce heridas el 23 de junio, cuando un tren arrolló a un grupo de jóvenes que cruzaban las vías tras saltar desde el andén para dirigirse a la playa de Castelldefels y celebrar ahí la verbena de la noche de San Juan.
De las doce víctimas mortales del accidente, siete eran originarias de Ecuador, dos de Colombia, dos de Bolivia y una de Rumanía.
Freddy Arellano, cónsul de Ecuador en Barcelona, declaró el pasado lunes que la Secretaria Nacional del Migrante (SENAMI) se hará cargo de la repatriación de los siete ecuatorianos fallecidos en el accidente ferroviario, y que todo el operativo ya está preparado y a la espera de la entrega de los restos mortales.
Los familiares de los siete ecuatorianos ya han solicitado la repatriación en la oficina de la SENAMI en Barcelona, y un miembro de cada familia afectada recibirá un pasaje de ida y vuelta para acompañar a los restos, según informó este organismo.
El siniestro, el accidente ferroviario más grave ocurrido en España desde 2003, conmocionó al país por producirse en un contexto festivo con motivo de la celebración de San Juan.