Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ayuda a la Iglesia Necesitada destina 180.000 euros a campamentos de verano para niños de Irak, Siria o Egipto

La fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN, por sus siglas en inglés), apoyará este año con cerca de 180.000 euros más de 20 cursos y campamentos de verano dirigidos a miles de niños y jóvenes huérfanos, de familias pobres o que han tenido que huir de sus casas por la persecución del Estado Islámico en Irak, Siria, Egipto, Jordania o Armenia, entre otros países.
"Para muchos es lo mejor que les pasa en todo el año, a veces en toda su vida", explica la hermana Arousiag, religiosa de las hermanas de la Inmaculada Concepción en Armenia, que acogen a miles de huérfanos y familias muy necesitadas.
En los cursos de verano en Alepo (Siria), niños y jóvenes encuentran "consuelo y descanso" en el convento de Nuestra Señora de la Asunción, después de haber estado durante años "sitiados prácticamente por el hambre y la falta de agua y de electricidad".
En los campamentos de Irak se ayuda a los jóvenes a "superar el trauma causado" por la ocupación de sus aldeas cristianas, por parte del Estado Islámico. Organizados por edades, los niños reciben acompañamiento "espiritual" y de psicólogos profesionales que "les ayudan a afrontar el reto de vivir en circunstancias drásticamente cambiadas, especialmente con la mirada puesta ya en el regreso de las familias a los pueblos liberados por Daesh".
Además, en Egipto, se acoge a niños con necesidades y cuidados especiales de 36 parroquias de El Cairo, Delta y Alejandría, que muchas veces son "marginados, discriminados o abandonados por la sociedad e incluso por sus familias".
Por otro lado, también se celebran campamentos y cursos para niños y jóvenes de Kazajstán, Ucrania, Georgia, Armenia, Letonia, Estonia o Lituania donde estas actividades se convierten en "la única manera de salir de sus alejados pueblos o sus ruidosas ciudades".
Las Hermanas de la Inmaculada Concepción en Armenia llevan organizando campamentos de verano desde 1994 y en estos 24 años han participado más de 18.000 huérfanos y niños de familias necesitadas o con graves problemas sociales. Este año, recibirán a 840 chicos y chicas de entre 8 y 15 años.
"En el verano, cuando el colegio cierra, los niños de los orfanatos e internados públicos así como los de las familias más pobres o con más problemas son los más propensos a vagar por las calles", explican las hermanas.