Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los daños causados en el Ayuntamiento de Baralla (Lugo) por el artefacto explosivo superan los 200.000 euros

Los daños ocasionados por la explosión de un artefacto en el Ayuntamiento de Baralla (Lugo) en la madrugada del pasado miércoles superan los 200.000 euros, según los cálculos aproximados que ha trasladado este viernes el alcalde, el 'popular' Manuel González Capón.
Tal y como ha explicado el regidor, la Casa Consistorial tiene "bastantes desperfectos", por lo que probablemente "haya que derribar las columnas de la entrada y un pilar". Por ello, Capón estima que las dependencias desplazadas al centro social no podrán volver al edificio original antes de "cinco meses". "El interior de la planta baja hay que derruirlo todo. Hay que volverlo hacer de nuevo", ha sentenciado.
En otro orden de cosas, Capón ha vuelto a desmarcar esta acción violenta de sus polémicas declaraciones, hace un año, justificando los crímenes del franquismo. "Eso ya está zanjado", ha recordado el alcalde, que tras la polémica pedía disculpas.
Los investigadores siguen ahora la pista de Antón García Matos, alias Toninho, el supuesto líder de Resistencia Galega al que atribuyen ser el inductor y el autor intelectual del atentado, aunque han dejado la puerta abierta a que hayan podido participar activistas sin fichar.
Fuentes de la investigación han confirmado además que el mecanismo de retardo del "artefacto explosivo-olla", que contenía cinco kilos de pólvora, era un "reloj de pulsera".