Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Ayuntamiento de Cabanas (La Coruña) expresa su repulsa por la muerte violenta de una vecina del municipio

La investigación trata de determinar si se produjo agresión sexual y se buscan pruebas del autor o autores del crimen
El Ayuntamiento de Cabanas (La Coruña) ha reclamado "tolerancia cero" contra cualquier caso de violencia contra la mujer en la concentración de repulsa realizada en el mediodía de este miércoles ante la Casa Consistorial de Cabanas (La Coruña), tras la muerte violenta de una vecina del municipio, Elisa María Abruñedo, encontrada en una zona de bosque semidesnuda y con lesiones de arma blanca.
El Consistorio ha decretado dos días de luto oficial por el trágico suceso. A las 20.00 horas se desarrollará una concentración ciudadana en el polideportivo de Lavandeira, el lugar desde el que se coordinó el lunes la intensa búsqueda en la que llegaron a participar casi 80 vecinos, después de que el marido de Elisa Abruñedo, en la noche del domingo, informase de que la mujer no había regresado a casa tras su habitual paseo.
De momento, la Guardia Civil mantiene la investigación abierta y se siguen buscando pistas del o de los autores del crimen, una vez que prácticamente se ha descartado que se tratase de un caso de violencia de género. Se trata de localizar algún arma blanca que pudiese haber sido utilizada para atacar a la mujer. Su cadáver presentaba lesiones por apuñalamiento.
La investigación también trata de determinar si sufrió una agresión sexual. Por el momento no se ha producido ninguna detención. Los investigadores localizaron el móvil de la mujer justo al lado del cadáver.
El cuerpo ya ha sido entregado a los familiares, después de habérsele practicado la autopsia. Será enterrado a las 18.00 horas en San Juan de Ouces, en Bergondo.
En la concentración de repulsa, en la que participaron unas 30 personas y algunos familiares de la mujer, la corporación municipal de Cabanas ha pedido "tolerancia cero" contra cualquier tipo de violencia y ha condenado, expresamente, "cualquier acto de violencia contra la mujer, no admitiendo ningún tipo de justificación y expresando la mayor de las repulsas".
La edil de Cultura Esperanza Gayoso, que ha leído el manifiesto central, ha subrayado que "la violencia es una lacra de carácter mundial, un atentado contra los derechos humanos y la dignidad de las personas, que impiden a nuestra sociedad seguir avanzando por el progreso social".
Así, se ha abogado por la "erradicación de una violencia" que no cabe en la sociedad y ha pedido que "se aúnen compromisos". "Desde el Ayuntamiento de Cabanas asumimos el compromiso personal e institucional para luchar contra todo tipo de violencia, denunciando las agresiones, apoyando a las víctimas y no permaneciendo en silencio ante la violencia y transmitiendo a las generaciones futuras el respeto a la igualdad entre mujeres y hombres", proclamaba el manifiesto.
Los miembros de la corporación también han manifestado su apoyo a la familia de Elisa María Abruñedo y la concentración de repulsa ha concluido con cinco minutos de silencio.
"UNA DESGRACIA"
El cuerpo de la mujer fue localizado en una zona de bosque a unos 300 metros de su casa por un vecino que había participado en las tareas de búsqueda. El lugar, con abundantes zarzas, está justo al lado de la carretera CP-1503, que enlaza Cabanas con Fene. Muy cerca del lugar hay una estrecha pista forestal que este lunes estuvo acordonada por la Guardia Civil.
Los vecinos de la zona han mostrado su preocupación ante lo sucedido, ya que Cabanas es una pequeña localidad de apenas 3.000 habitantes. En la zona de Lavandeira, además, es habitual que muchas personas salgan a caminar.
Aunque la carretera CP-1503 no es muy transitada, el domingo la zona estuvo más concurrida. Se celebraron dos entierros, a las 18.30 y a las 19.30 horas, en un cementerio situado a menos de un kilómetro de distancia de donde se encontró el cadáver.
"Es una desgracia grande para el pueblo y genera mucha intranquilidad en una zona tan tranquila como esta", aseguraba el regidor de Cabanas, Germán Castrillón, este martes. El regidor confía en que las investigaciones de la Guardia Civil permitan "capturar al que hizo o a los que hicieron esto".