Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ayuntamiento de Madrid se personará como parte perjudicada en procesos penales por asesinatos por violencia de género

El Ayuntamiento de Madrid se personará como parte perjudicada en los procesos penales abiertos por casos de asesinatos por violencia de género producidos en la ciudad, tal y como han aprobado los cuatro grupos de la Corporación (Ahora Madrid, PP, PSOE y Ciudadanos) mediante una enmienda transaccional conjunta.
La transaccional ha incorporado que el Ayuntamiento se personará como acusación popular cuando no lo haga la Comunidad de Madrid, algo que no ha sucedido hasta el momento. La iniciativa ha llegado al Pleno de la mano de la socialista Carlota Merchán, que ha calificado la violencia de género como una "cuestión de Estado".
Merchán ha expuesto que ya son muchos los ayuntamientos que se personan por asesinatos por violencia de género, como Vitoria, Bilbao, Écija, Málaga o Soria, todos de colores políticos distintos.
La delegada de Equidad, Derechos Sociales y Empleo, Marta Higueras, ha aplaudido esta medida que luchará contra la "lacra" de la violencia de género y con la idea de transmitirles que están atendidas y protegidas por su Ayuntamiento.
La portavoz de Ciudadanos, Begoña Villacís, ha apoyado la iniciativa pero se ha preguntado si así se ayuda realmente a las mujeres. Insta a ir a "soluciones prácticas", de modo que no se encuentre en la misma sala con su agresor en el juzgado, que no reciba "fríos formularios" y que tenga acompañamiento psicológico.
La popular Almudena Maíllo cree que esta iniciativa es "redundante" porque la capacidad ya la tiene la Comunidad y ha añadido que da más ejemplo el cantante Alejandro Sanz que "los malos ejemplos" de Ahora Madrid con un espectáculo de títeres que hizo "apología del terrorismo e incitaba al odio".