Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bronca en el Ayuntamiento de Vigo por una normativa considerada afín a la ley mordaza

Cartel en mano, los trabajadores de una contrata de limpieza del ayuntamiento de Vigo se han quejado en el pleno de lo tarde que cobran. Pero no sólo protestan por eso. Dan la espalda a un ayuntamiento que hoy además votaba nuevas normas para asistir a los plenos; las que a partir de ahora van a limitar el aforo de las sesiones y van a impedir, entre otras cosas, llevar carteles, protestar o interrumpir. Los abucheos sonaron aún más durante la votación de este reglamento. Y la oposición, por su parte, no deja de reprochar al alcalde, el socialista Abel Caballero, que lo ha aprobado gracias a la mayoría absoluta de su partido. "Está actuando como un dictador, como un tirano, que solo se puede hacer lo que usted quiere en esta ciudad. ¡Qué grande le está viniendo la mayoría absoluta, tan grande como su soberbia y su prepotencia!" le recrimina Elena Muñoz, portavoz del PP en el Ayuntamiento de Vigo. El PSOE se justifica, es necesario poner orden en los plenos, dice: "es más democrático, facilita más información, es más ágil y garantiza totalmente la transparencia". Sin embargo, lo que no ha podido garantizar es un pleno tranquilo.