Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Baja del 45% al 29% el porcentaje de jóvenes españoles que se plantea emigrar para trabajar, según un estudio

El 29% de los jóvenes de entre 18 y 24 años se planteó en 2015 la posibilidad de emigrar para trabajar fuera de España debido a la situación económica española, porcentaje que ascendía a casi la mitad (45%) en 2014, lo que supone un descenso de un tercio en apenas un año, el mayor junto al registrado en Grecia de los principales países europeos, según el Informe Europeo de Pagos de Consumidores 2015 elaborado por Intrum Justitia.
Este estudio, que se ha realizado en base a más de 22.400 encuestas realizadas en 21 países europeos, destaca que el 23% de los jóvenes europeos --cerca de uno de cada cuatro--, se planteaban marcharse en 2015 a otro país a causa de la situación económica en la que se encuentra el suyo.
Concretamente, España ha pasado, por lo tanto, de ser el segundo país (tras Grecia) en el que más jóvenes se planteaban abandonar el país en busca de oportunidades, a ser el séptimo de los analizados, por detrás de Hungría, Polonia, Eslovaquia, Italia, Portugal y Grecia.
En relación al porcentaje de paro de los jóvenes menores de 25 años, que se sitúa en torno al 47%, según los datos de Eurostat, el comportamiento de España es similar al de Grecia: en ambos casos, la tasa de paro juvenil --las dos más altas de Europa-- se sitúa muy por encima del porcentaje de jóvenes que se plantea emigrar al exterior.
En otros países, como Finlandia o Suecia, con tasas de paro juvenil por encima del 20%, el porcentaje de jóvenes que podría marcharse es del 13% y el 8%, respectivamente.
Alemania, Dinamarca, Suecia, Austria, Noruega, Suiza, Finlandia y Reino Unido son, por este orden, los países europeos con menor porcentaje de jóvenes dispuestos a marcharse a buscar fuera mejores oportunidades de las que tienen en sus países.
En el extremo opuesto se sitúan Hungría, con una tasa de paro del 16% y un porcentaje de jóvenes dispuesto a marcharse del 60%, o Polonia, con un 19% de paro entre los jóvenes y un 41% de la población entre 18 y 24 años que se plantea salir al exterior como consecuencia de la situación en su país.
Según ha explicado el director general de Intrum Justitia, Juan Carlos González, los datos muestran que el porcentaje de jóvenes de España que no confían en lo que España puede ofrecerles "ha caído enormemente desde 2014, pese a que la tasa de desempleo juvenil continúa siendo una de las más altas". "Aun así, el dato está por encima de la media de los 21 países estudiados, lo que nos remite a otra reflexión: los jóvenes españoles se sienten capacitados para mejorar su situación en cualquier otra parte", ha concluido González.