Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Baltasar Garzón interroga el viernes a 2 detenidos por poner un artefacto en repetidor

El juez Baltasar Garzón tomará declaración el próximo viernes a Jokin Zerain y Ander Arrue, detenidos el pasado martes en Vitoria y a los que se les atribuye, entre otros actos de violencia callejera, la colocación de un artefacto explosivo contra una instalación telefónica el pasado 11 de mayo en Mendibil (Álava). EFE/Archivotelecinco.es
El juez Baltasar Garzón tomará declaración el próximo viernes a Jokin Zerain y Ander Arrue, detenidos el pasado martes en Vitoria y a los que se les atribuye, entre otros actos de violencia callejera, la colocación de un artefacto explosivo contra una instalación telefónica el pasado 11 de mayo en Mendibil (Álava).
Fuentes jurídicas han informado de que el titular del Juzgado Central número 5 de la Audiencia Nacional será el encargado de interrogar a los jóvenes porque ha coordinado el operativo contra la violencia callejera desarrollado en la capital alavesa el pasado martes, aunque no se encuentra de guardia esta semana.
La Ertzaintza atribuye a Zerain y Arrue el sabotaje en Mendibil, donde, junto a una caseta de telefonía, depositaron un artefacto de los denominados "mixtos", que estaba compuesto por una bombona de cámping-gas, aerosoles y material pirotécnico.
La explosión provocó una fuerte llamarada y desperfectos de escasa entidad en las instalaciones, sin llegar a afectar a los servicios telefónicos de la zona.
También cree la Policía autónoma vasca que los dos arrestados han participado en actos de violencia callejera ocurridos recientemente en Vitoria.
Zerain fue una de los once personas que la pasada semana fueron juzgadas en la Audiencia Nacional acusadas de facilitar información a ETA sobre posibles objetivos y que, al igual que los otros acusados, reconoció los hechos y admitió una pena de dos años de cárcel.
Durante esta operación, que continúa en marcha y no se descarta que puedan registrarse nuevos arrestos, la Ertzaintza ha registrado tres inmuebles de Vitoria.