Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Barajas intenta recuperar la normalidad

Numerosas personas hacen cola ante los mostradores de las compañías aéreas de la T-2 de Barajas. Foto: EFEtelecinco.es
El aeropuerto de Barajas intenta recuperar la normalidad después de permanecer cerrado durante cinco horas en la jornada del viernes como consecuencia de la intensa nevada caída sobre Madrid. Sin embargo, cientos de pasajeros continúan en las terminales a la espera de poder ser embarcados.
Un portavoz de AENA ha explicado que ya están abiertas dos de las cuatro pistas del aeropuerto con el objetivo de que puedan operarse los 985 vuelos previstos, cuando la media de vuelos un día normal ronda los 1.200. A mediodía eran ya 247 los vuelos operados.
En principio, las dos pistas abiertas tendrían capacidad para absorber el tráfico aéreo previsto. Sin embargo, muchos de los vuelos están sufriendo retrasos, de entre una y dos horas, debido a que las compañías aéreas "tienen las rotaciones alteradas" después de la jornada del viernes.
Además, las bajas temperaturas registradas durante la noche, que alcanzaron los seis grados bajo cero, están obligando a todos los aviones a pasar por la pista de deshielo antes de despegar, lo que supone un tiempo añadido al inicialmente previsto. Además, las aerolíneas no descartan tener que efectuar alguna cancelación.
Con el objetivo de evitar esperas innecesarias, AENA recomienda a través de su página web a los pasajeros que tengan previsto viajar durante el sábado que contacten antes con su compañía aérea para solicitar información.
Malestar entre los pasajeros
Las consecuencias de esta situación la están sufriendo los pasajeros, quienes han aguardado durante toda la noche en las terminales del aeropuerto a poder viajar a su destino. La Unidad Militar de Emergencias (UME) ha distribuido a lo largo de la noche un total de 1.300 mantas entre el pasaje que no había podido abandonar las instalaciones.
En este sentido, fuentes aeroportuarias han informado de que durante la madrugada se han registrado algunos incidentes ante los mostradores de atención al pasajero de las compañías, protagonizados por "viajeros que han perdido los nervios tras esperar horas en las colas después de que se hayan cancelado sus vuelos".
En la terminal 4, según ha contado en la mañana del sábado una pasajera, se han formado largas colas de pasajeros con sus carritos ante las distintas puertas de embarque y ante los mostradores de información y atención al cliente de las distintas compañías para reclamar por su situación.
Asimismo, en las salas de equipaje hay un caos de maletas; todo ello como consecuencia de las decenas de vuelos que fueron anulados debido a la baja visibilidad provocada por el temporal, durante el que fueron desviados 52 aviones. A consecuencia de la anulación de decenas de vuelos, las compañías proceden este sábado a devolver miles de equipajes a los viajeros que se quedaron en tierra.
KOD / MV