Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Barcelona y Tarragona prohíben el uso del burka en los edificios públicos

El decreto que firmará el alcalde de Barcelona modificará las normas de cada instalación municipal para impedir que nadie entre sin que se le pueda identificar claramente. También afectará a quienes pretendan acceder con pasamontañas y casco de moto. 
La decisión se anunció en rueda de prensa tras la reunión de la comisión política de inmigración, en que los grupos han debatido un informe jurídico de los servicios municipales que constata que el Consistorio no puede prohibir el 'burka' en la calle, aunque sí en los equipamientos exclusivamente del Ayuntamiento, como centros cívicos, bibliotecas, mercados y guarderías.
Jordi Hereu ha defendido la medida por seguridad, y por ser una expresión "de sentido común". "No es posible entrar en un equipamiento y que no se permita la identificación", ha advertido. El alcalde ha defendido que "de ninguna manera es atentar contra ninguna creencia religiosa".
Por ahora, su socio de gobierno, ICV-EUiA, cree que no debe regularse, y el PP defiende una regulación también en la calle. De hecho, el líder popular en el Ayuntamiento de Barcelona, Alberto Fernández Díaz, ha reclamado la prohibición en la calle del velo integral con una modificación de la ordenanza del civismo y ha afirmado que situará esta cuestión en el pleno del viernes en el marco de una proposición sobre el espacio público.
No sólo Barcelona
Girona no sigue la misma línea
De esta forma, todas las provincias catalanas han promovido alguna iniciativa para regular los velos islámicos. Lleida se convertió el pasado mes de mayo en la primera ciudad española en prohibir los velos integrales en los espacios públicos. El consistorio aprobó la propuesta con 23 votos a favor de CiU, PSC, PP y un concejal no adscrito, un voto en contra de ICV-EU-EPM y dos abstenciones de ERC. EBP/RSO
 


El pleno del Ayuntamiento de Girona tumbó esta noche la moción presentada por el PP sobre la prohibición de los velos integrales --'burka' y 'niqab'-- tanto en la vía pública como en los edificios y equipamientos municipales. El gobierno tripartito votó en contra, mientras que los populares y CiU votaron a favor, aunque no sumaron suficiente para conseguir que prosperara. 
Con 16 votos en contra y siete a favor --el pleno normalmente lo forman 25 concejales, pero faltaban dos--, PSC, ERC e ICV dijeron no a prohibir el uso de los velos integrales en la ciudad.
Principalmente, según detalló la concejal socialista, Llu´sa Faxedas, "porque no es competencia de los ayuntamientos prohibir su uso en la vía pública". Por ello, instó a que esto se debatiera en el Parlament de Catalunya o en las Cortes Generales.
La portavoz del grupo municipal del PP, Concepció Veray, mostró su sorpresa ante la negativa del tripartito, sobre todo después de que en otras ciudades como Lleida, Tarragona o la capital catalana, se haya decidido no permitir el uso del 'burka' y el 'niqab', con el voto a favor de socialistas y republicanos.
Los diferentes grupos calificaron a los populares de "intencionalistas, oportunistas y electoralistas", a lo que Veray respondió con una pregunta: "Lo son también el PSC y ERC cuando votan a favor de mociones similares en otros municipios?". La popular mostró su decepción e insistió en que era un debate que tenía que hacerse ahora, "aunque solamente haya una persona con velo integral", y no cuando sean 100.