Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Barcelona despliega el plan de prevención de calor con énfasis en zonas con más indigentes

El Ayuntamiento de Barcelona ha desplegado este viernes el plan de actuación para prevenir los efectos de la ola de calor, con especial atención en las zonas con más personas que viven en la calle y colectivos vulnerables, con lo que se pondrá el foco en distritos como Ciutat Vella, Sant Martí, Sants y el Eixample.
Desde el Centro de Urgencias y Emergencias Sociales de Barcelona (Cuesb), 21 profesionales y seis vehículos --tres del consistorio y otros tres de la Creu Roja-- han iniciado sobre las 13.00 horas diferentes rutas para atender a indigentes, ancianos y personas con más riesgo de verse afectados por las altas temperaturas.
Según ha explicado en declaraciones a los medios el director de Familia y Servicios Sociales del consistorio, Jordi Sánchez, este dispositivo recorrerá las calles para repartir agua, zumos y gorras, e informar a la gente vulnerable de la posibilidad de acudir a un centro municipal climatizado como casales, bibliotecas y centros cívicos.
La actuación se enmarca dentro de la fase de alerta del Plan de actuación para prevenir la ola de calor, activada desde las 08.00 horas de este viernes, y su objetivo es "prevenir y recordar las pautas de comportamiento y conductas para eliminar el riesgo" de una exposición continuada al sol estos días.
Sánchez ha remarcado que también se informará a turistas y resto de viandantes, si bien se pondrá el foco en las personas con más riesgo, ya que "un deportista que corre por la calle tiene elementos para protegerse él mismo, pero a una persona de 80 años que camina por la acera hace falta protegerla especialmente".
ATENCIÓN DOMICILIARIA
Además, el consistorio realiza el seguimiento y control sistemático a personas consideradas frágiles a través de los servicios de atención como la Teleasistencia, el Servicio de Atención Domicilaria y centros de servicios sociales.
Desde estos puntos se hacen recomendaciones básicas a ancianos y personas en situación de riesgo, como hidratarse adecuadamente y preservarse del calor, y, en caso de urgencia, desplazan equipos sanitarios para atender al afectado.