Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Barcelona aspira a superar los 20.000 participantes en el congreso europeo de diabetes

Barcelona acogerá entre el 23 y 27 de septiembre la 49 edición del congreso que anualmente organiza la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes (EASD, en sus siglas en inglés), un evento que se celebra en el recinto Gran Via de Fira de Barcelona con la intención de superar por primera vez la cifra de 20.000 participantes, ha explicado este lunes en rueda de prensa el organizador del congreso y director del Idibaps, Ramon Gomis.
Se trata de la segunda vez que la capital catalana acoge la organización del evento, después de 1998, una cita médica que contará con asistentes de más de 120 países que abordarán los últimos avances en la investigación de la diabetes y del cuidado de la enfermedad, y que releva a Berlín como organizador el año pasado --entonces asistieron 18.100 personas, una cifra que crece cada año desde los 7.000 congresistas de 2000--.
El congreso contará con cerca de 400 presentaciones orales y alrededor de un millar de posters, ha resumido el director ejecutivo de la EASD, el alemán Viktor Jörgens, lo que conforma un "gran nivel científico" y hace de la cita uno de los cuatro congresos médicos más importantes que se celebran en Europa.
Los especialistas han destacado la relevancia de la diabetes, cuyas diferentes variantes afectan a un 13,8% de la población española entre 18 y 70 años, una "epidemia muy relacionada con la obesidad y el sedentarismo" pero de la que se desconoce todavía con exactitud el mecanismo que la desencadena.
La diabetes es "una de las enfermedades más costosas", ha indicado Jörgens, sobre todo por las patologías asociadas, tomando como referencia cálculos que asocian esta enfermedad con cerca del 19% del presupuesto público de salud en España --el 80% de los diabéticos acaba desarrollando hipertensión--.
De hecho, el coorganizador del congreso Ignasi Conget y la diabetóloga del Idibaps Anna Novials han recordado que existen estudios que ligan casos de cáncer con diabetes, si bien también han apuntado que un correcto control de los niveles de glucemia del paciente puede asegurar una esperanza de vida similar a la de la población en general.
Entre las novedades que se abordarán en el congreso está el uso de terapias celulares para abordar la diabetes de tipo 1, la influencia que juega el medio ambiente sobre los genes para el desarrollo de una diabetes sin existir una herencia biológica previa, y la posibilidad de desarrollar mecanismos de regeneración del páncreas.
"Estamos muy lejos de curar la diabetes, pero la perspectiva ha cambiado mucho", ha resumido Conget, ya que aunque es obvio que no todos los diabéticos siguen el control metabólico adecuado, ahora existen dispositivos que facilitan el control y el suministro de insulina.
Sobre este punto, los organizadores han destacado la intención de la EASD de actuar como 'lobby' en la Unión Europea (UE) para garantizar la seguridad completa de los dispositivos diabéticos, al estilo de lo que ya pasa con la agencia de medicamentos y las prótesis de cadera, mamarias o las válvulas coronarias.
INSTALACIONES "EXCELENTES"
El director ejecutivo de la EASD se ha mostrado encantado con la colaboración de la ciudad y el apoyo de Fira de Barcelona para acoger su congreso anual, y ha defendido que las instalaciones son "excelentes" para desarrollar un evento de estas características.
Asimismo, ha aplaudido las gestiones para asegurar alojamientos en los hoteles, y ha defendido el "mérito" de organizar la cita en Barcelona, no solo por la calidad de la ciudad, sino también por su larga trayectoria en investigación científica relacionada con la diabetes, ha dicho.
El congreso rendirá homenaje con el nombre de sus salas a Claude Bernard, en su 200 aniversario, a los dos premios Nobel españoles Ramon y Cajal y Severo Ochoa, así como a dos diabetólogos catalanes clave en la introducción de la insulina en la Europa continental: Rossend Carrasco i Formiguera y August Pi i Sunyer, además de a la constancia de Miquel Servet en pos de la promoción del pensamiento científico.