Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bermúdez de Castro (PP) asegura que el anteproyecto de ley no supondrá "fisuras" en el grupo parlamentario

El portavoz adjunto del Grupo Popular en el Congreso, José Antonio Bermúdez de Castro, ha asegurado que el anteproyecto de Ley de Protección de los Derechos del Concebido y de la Mujer Embarazada, con el que el Ejecutivo pretende reformar la legislación actual sobre el aborto, no supondrá "fisuras" en el grupo parlamentario.
Preguntado en su comparecencia en la Cámara Baja, Bermúdez de Castro ha recordado que, a pesar de que se trata de un tema que "suscita mucha sensibilidad", la postura de su partido está "clara" y ha sido debatida previamente en sus órganos de decisión.
"Este es un tema que suscita mucha sensibilidad pero no va a haber fisuras en el grupo parlamentario. Los diputados del PP siempre ejercen libremente pero en coherencia con lo que han defendido en el programa electoral", ha señalado.
Por ello, no se ha mostrado "inquieto" por la petición de voto secreto del PSOE, si bien ha criticado la campaña que, a su entender, han puesto en marcha los socialistas con calificativos de "retrógrados, vergonzoso o de extrema derecha".
"Es un ejercicio de hipocresía política. Yo les preguntaría si les parecen retrógrados Felipe González o Alfredo Pérez Rubalcaba, diputados que hoy están en la bancada socialista y que apoyaron durante 25 años la ley del 85, así como el Tribunal Constitucional que ha avalado los principios", ha explicado.
En este sentido, ha recordado que el anteproyecto de ley "trasciende a todos" y parte del principio de que no es un derecho, sino un drama, una tragedia y una decisión traumática". En esta misma línea, ha resaltado que la nueva legislación "eliminará el disparate" de que las menores puedan interrumpir el embarazo sin consentimiento de sus padres.