Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El gesto de Bescansa con su bebé en el Congreso divide a las asociaciones de mujeres

El gesto de la nueva diputada de Podemos Carolina Bescansa al acudir con su bebé lactante a la sesión de constitución del Congreso de los Diputados este miércoles divide al movimiento feminista, cuyas entidades integrantes han mostrado a lo largo de la jornada tanto opiniones a favor de lo que entienden es un gesto de justa reivindicación como en contra, por considerarlo un "postureo" muestra de que desconoce el significado de la palabra conciliación.
Aunque la diputada aún no se ha pronunciado al respecto, la formación ha explicado que su 'numero tres' ha acudido con el bebé para visibilizar "los cuidados", ponerlos "en el centro" del debate político, y favorecer que estas tareas dejen de ser un asunto "privado" que "las mujeres tienen que resolver por su cuenta en la invisibilidad".
En declaraciones a Europa Press, la directora de la Fundación Mujeres, Marisa Soleto, se mostraba crítica. Según ha explicado, si se trata de una madre con un problema logísitico para amamantar a su bebé "no hay absolutamente ninguna crítica que hacer", pero por el contrario, "si lo que busca la diputada Bescansa es un gesto político, se ha equivocado mucho".
"Es bastante discutible el hecho de que una madre no pueda abandonar ni un minuto a su hijo y nos ofrece una imagen que liga la parentalidad exclusivamente a las mujeres, lo que más que ser conciliación, es lo contrario. Querer darle un contenido político a este gesto es no saber qué es la conciliación. La solución no es llevarse el bebé al trabajo", ha señalado.
Soleto recuerda que "son cientos de miles de mujeres las que cada día se ven obligadas a renunciar a la lactancia materna y las que afrontan la vuelta al trabajo invirtiendo muchísimos esfuerzos, que no se ven ni salen en ninguna foto, para poder conciliar" su vida profesional con su familia, en una "situación de incompatibilidad" que "no es comparable" a la de una diputada.
Para Nina Infante, del Foro de Política Feminista, "no pasa nada porque se visibilice que las mujeres siempre, vayan donde vayan, van con la mochila de ese hijo pequeñito con el pecho, algo que un hombre obviamente no puede hacer, pero también es cierto que hay otras maneras de reivindicarlo" porque, opina, su gesto puede ser interpretado como que "se acepta que las mujeres tienen que hacer siempre el cuidado".
"Espero que Carolina Bescansa diga que no está de acuerdo con que siempre se nos asignen a las mujeres las tareas de cuidado y lo manifieste públicamente y no sólo con el símbolo de llevar el niño, porque se corre el riesgo de lanzar el mensaje contrario", señala a Europa Press.
Con todo, considera que "el hecho de que se hable de ello está bien, que se simbolice de alguna manera, también y que se exprese para que se tomen medidas de verdad". "Hay que hablar de igualdad de verdad", añade.
Desde la asociación Mujer y Empresa, Carmen Sanz-Chacón no lo ve tan positivo. "No es adecuado. Una cosa es conciliar y otra llevar las cosas a los extremos. No es coherente. Respeto lo que hace todo el mundo y cada uno tiene su opinión y sus razones, pero creo que hay que distinguir y esto, en mi opinión, está fuera de lugar", ha declarado.
Según afirma, "hay que buscar medidas de conciliación efectivas, como reducir los horarios y que sean razonables" para que deberdad las trabajadoras puedan abordar ambas esferas vitales, pero un gesto así, a su juicio "no es oportuno".
"En mi empresa si un día hay una emergencia, entiendo que alguien pueda traer a su hijo pero esta claro que el trabajo de los profesionales no se puede hacer con el niño encima. Si es una emergencia, lógicamente todo el mundo lo va a entender, pero no me parece adecuado como tampoco me parecería adecuado llevarme al trabajo a una persona mayor dependiente que estuviera a mi cargo", ha añadido.
En redes sociales este asunto es tema de conversación, con opiniones a favor y en contra. La cuenta de la Red Feminista ha emitido un mensaje en el que cuestionaba la necesidad real de que la nueva diputada llevase a su bebé al Hemiciclo. "¿Bescansa sabes q hay servicio de guardería y ascensor? subir el carro por las escaleras y llevar al niño al pleno es #postureo ¿tu marido?", decía el mensaje.
Mientras, desde la cuenta de Malas Madres, entidad que ha impulsado una campaña recogiendo miles de firmas en pro de la conciliación, se apoyaba el gesto porque afirman, es imprescindible dar visibilidad "para que se normalice".