Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Biobide analizará con el NIH-NIEHS el impacto de la exposición a compuestos químicos en peces cebra

BBD BioPhenix (Biobide), integrado en el Grupo Bionaturis, ha firmado recientemente un contrato con el Instituto Nacional de Salud Medioambiental (NIH-NIEHS) para analizar en embriones de peces cebra el impacto de la exposición a diferentes compuestos químicos de potencial toxicológico desconocido hasta ahora.
En concreto, Biobide llevará a cabo la evaluación de biodisponibilidad y toxicidad en embriones de pez cebra exponiéndolos a 30 compuestos con potenciales efectos adversos, proporcionando así información relevante en múltiples órganos objetivo en el marco de buenas prácticas de laboratorio.
Este contrato entre Biobide y el NIH es el resultado de años de preparación y de estudio. "Este contrato es importante porque puede facilitar futuras colaboraciones con esta prestigiosa institución", ha asegurado la directora de gestión de I+D en la compañía, Arantza Muriana.
La colaboración entre Biobide y el NIH-NIEHS comenzó el año pasado, cuando colaboraron en un proyecto para estudiar la toxicidad de varios compuestos ignífugos que se encuentran habitualmente en el hogar, como utensilios, tapicería y mobiliario, al que personas y, lo más importante, bebés y niños de corta edad, están expuestos con regularidad.
Ambas emplearon la versatilidad del pez cebra como modelo para evaluar la toxicidad de estos compuestos con el objetivo principal de que el ensayo pudiera servir para reducir o prevenir del uso de tales sustancias, propiciando así hogares más seguros y saludables.
Usando este modelo, estudiaron la teratogenicidad (malformaciones en el desarrollo del feto en mujeres embarazadas), toxicidad cardiaca, toxicidad hepática y alteraciones en el comportamiento de 10 compuestos ignífugos de tres familias diferentes.
Actualmente, algunos de los compuestos analizados se están utilizando como sustitutos de otros compuestos ignífugos que han sido prohibidos por su toxicidad tanto en EEUU como en Europa. Los resultados del ensayo indicaron que hay un número de estos compuestos sustitutivos que muestran potenciales efectos adversos por lo que son necesarios nuevos análisis.
La directora de Estudios en Biobide, Celia Quevedo, presentó los resultados de este ensayo en la 43º reunión anual del European Teratology Society, celebrada en Ámsterdam, en un seminario titulado 'Toxicity profiling of flame retardants in zebrafish embryos using a battery of assays for teratogenicity, behavior, cardiotoxicity, and hepatotoxicity'.