Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas dice que el pacto para deportar sirios a Turquía "será de plena conformidad" con el Derecho Internacional

La Comisión Europea se ha mostrado este miércoles convencida de que el acuerdo para deportar a Turquía a todos los inmigrantes irregulares que lleguen a Grecia, incluidos los refugiados sirios, "será de plena conformidad" con el Derecho Internacional y europeo una vez se detallen todas las cuestiones que los jefes de Estado y de Gobierno dejaron abiertas el lunes en la cumbre con Ankara.
"Los juristas son consultados en todo momento durante el proceso, por lo que tengo plena confianza en que el resultado estará en plena conformidad con el Derecho Internacional y el europeo", ha declarado en una rueda de prensa el portavoz comunitario Alexander Winterstein.
Al término de la cumbre de los líderes de la Unión Europea con el primer ministro turco, Ahmet Davutoglu, el jefe del Ejecutivo comunitario, Jean-Claude Juncker, defendió que se trata de una "medida legal", amparada por la directiva de asilo, que contempla la posibilidad de que un Estado miembro rechace tramitar una solicitud de asilo si el demandante llega a la UE desde un tercer país considerado "seguro". Grecia cuenta con un acuerdo bilateral con Ankara por el que reconoce a este país como país seguro.
Sin embargo, el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), Filippo Grandi, puso en duda esta legalidad en una comparecencia el martes ante el pleno del Parlamento Europeo. Desde ACNUR han alertado de que las deportaciones masivas o colectivas suponen una violación de la Convención de Ginebra.
Bruselas ha eludido este miércoles responder directamente a las críticas de Grandi, pero ha asegurado que trabaja de la mano del organismo internacional en la gestión de la crisis de refugiados y que todas las medidas que toma en política migratoria respetan el derecho internacional.
Los portavoces comunitarios tampoco han querido aclarar si la Unión Europea y Turquía cuentan con los recursos suficientes para llevar a cabo su acuerdo si finalmente ACNUR se desmarcara del proyecto por sus dudas sobre el acuerdo.
Los jefes de Estado y de Gobierno cerraron los "principios" del pacto el pasado lunes y la Comisión está segura de que es el "planteamiento correcto", aunque haya "una serie de detalles que necesitan ser aclarados" durante las negociaciones técnicas que se van a llevar a cabo de aquí a la próxima cumbre europea, prevista para los días 17 y 18 de marzo.
"La solución se va a encontrar al cabo de estos diez días y estará en pleno cumplimiento del Derecho Internacional y europeo", ha reiterado el portavoz comunitario, que ha pedido evitar crear "diferencias artificiales" entre las distintas etapas de la negociación para cuestionar la legalidad de la medida.
El plan para deportar a Turquía a todos los inmigrantes irregulares que lleguen a Grecia incluirá a los demandantes de asilo sirios, con la esperanza de que desistan de intentar llegar a la Unión Europea por vías de entrada consideradas ilegales.
A cambio, los gobiernos europeos se comprometerán, entre otras medidas, a doblar hasta los 6.000 millones de euros la ayuda a Turquía para atender a los refugiados en su territorio y a reubicar en suelo de la UE a un refugiado sirio por cada demandante de asilo expulsado.
Los Veintiocho también prometen acelerar la 'hoja de ruta' para liberalizar los visados a los turistas turcos en el mes de junio --y no en octubre como estaba inicialmente previsto--, además de examinar la apertura de nuevos capítulos en la negociación estancada desde hace años para la adhesión de Turquía a la UE.