Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas pide reducir el uso del glifosato en parques públicos, zonas de juego y jardines

Los expertos de los Estados miembros discutirán el próximo lunes una extensión de la licencia actual hasta finales de 2017
La Comisión Europea ha confirmado este miércoles que los socios comunitarios discutirán el próximo 6 de junio la posibilidad de extender la licencia actual del glifosato hasta finales de 2017, a la espera de un nuevo análisis sobre su toxicidad, y ha añadido que está preparando una revisión sobre la utilización de este compuesto, que incluye una recomendación para reducir su uso en parques públicos, zonas de juego y jardines.
Los expertos de los socios comunitarios, reunidos en el Comité Permanente de Plantas, Animales, Alimentos y Piensos (PAFF), debatirán el lunes que viene una extensión de la autorización actual durante un periodo de dieciocho meses, a la espera de que la Agencia Europea de Sustancias y Mezclas Químicas (ECHA) de a conocer su opinión sobre el glifosato.
Por ello, el comisario de Salud y Seguridad Alimentaria, Vytenis Andriukaitis, ha explicado en rueda de prensa que, además, el Ejecutivo comunitario está preparando una segunda decisión para revisar las condiciones establecidas para su uso. En este sentido, además de reducirlo en parques, zonas de juegos y jardines, Bruselas propone minimizar la utilización de glifosato antes de la cosecha y prohibir el coformulante polioxetil amina (POEA).
Los Veintiocho aplazaron a mediados de mayo, y por segunda vez, la votación sobre la extensión de la licencia, al no haber alcanzado una mayoría cualificada al respecto. Aunque el procedimiento que se aplica a este caso no exige que exista una mayoría de Estados miembros a favor, el Ejecutivo comunitario ha dejado claro que no seguirá adelante sin una mayoría sólida a favor de la autorización. La autorización actual expira el próximo 30 de junio.
En cualquier caso, el comisario ha subrayado que, una sustancia activa es aprobada a nivel comunitario, corresponde a los países de la UE autorizar o no el producto final que la contiene. "La aprobación de una sustancia activa sólo significa que los Estados miembros pueden autorizar la productos de protección de platas para su territorio, pero no están obligados ha hacerlo", ha defendido.
En esta línea, ha recalcado que aquellos que no deseen permitir el uso de productos que contengan glifosato tienen la posibilidad de restringirlos, pero por contra, si no se aprueba una nueva autorización, los Estados miembros "no tendrán elección" y tendrán que retirar los permisos a los productos afectados.
En anteriores reuniones, Francia y Suecia han sido los países que más se han opuesto a prolongar la autorización del glifosato en la UE, mientras que Alemania juega un papel "crucial" para alcanzar una mayoría cualificada. Berlín ha optado por la abstención en las deliberaciones, dadas las diferencias entre los dos socios de gobierno: los conservadores, a favor, y los socialdemócratas, en contra.