Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas estudia posibles normas comunes vinculantes en la UE sobre reutilización de aguas residuales tratadas

La Comisión Europea estudia la posibilidad de promover "normas mínimas jurídicamente vinculantes" a nivel de la UE sobre reutilización de aguas residuales tratadas o un marco jurídicamente vinculante "para exigir que los Estados miembros situados en cuencas fluviales que sufren estrés hídrico evalúen la contribución de la reutilización del agua y, cuando proceda, fijen objetivos al respecto, al tiempo que gestionan los riesgos sanitarios y medioambientales".
Se trata de dos opciones normativas que contempla el Ejecutivo comunitario para generalizar la reutilización de aguas residuales tratadas, actualmente bajo en Europa, aunque también baraja otras opciones como garantizar que se cumplan los requisitos de la Directiva marco sobre el agua en materia de tarificación del agua, control de la extracción de agua dulce, gestión integrada del agua y mejora de la gobernanza y desarrollar meras directrices no vinculantes de la UE sobre cómo fomentar la reutilización del agua.
La Comisión Europea ha lanzado este martes una consulta pública para recabar hasta el 7 de noviembre la opinión de Gobiernos, expertos y partes interesadas sobre cómo promover la reutilización de aguas residuales tratadas con el objetivo de paliar la cada vez mayor escasez de agua, a la vez que se reduce el riesgo de contaminación de las aguas residuales y su coste de depuración.
El Ejecutivo comunitario admite que la reutilización de las aguas residuales en Europa en la actualidad es baja entre otros por la ausencia de normas ambientales y sanitarias comunes en la UE sobre la reutilización del agua, los obstáculos potenciales a la libre circulación de productos agrícolas irrigados con agua reutilizada y por una política de precios del agua y unos modelos empresariales inadecuados.
También influye la poca sensibilización sobre los beneficios de la reutilización del agua, la baja aceptación de la opinión pública y los obstáculos técnicos y las incertidumbres científicas.
El Ejecutivo comunitario quiere conocer la opinión de los ciudadanos, las partes interesadas, las empresas, las ONG y las autoridades públicas sobre el potencial y los obstáculos para la reutilización y qué tipo de medidas normativas y no normativas a nivel de la UE podrían contribuir a resolverlos y aumentar la generalización de la reutilización "segura" de las aguas residuales, que en la actualidad mayoritariamente van a parar a los ríos y lagos.
La Comisión considera que la generalización de la reutilización de las aguas residuales tratadas permitiría responder mejor al problema de la escasez del agua y la sequía, cada vez más agudo, reducir el riesgo de contaminación y el coste de la depuración y esgrime también que el impacto ambiental de la reutilización del agua es menor que el otras alternativas de suministro, como la desalinización o los trasvases entre regiones.
El Ejecutivo comunitario tiene intención de presentar en 2015 una propuesta formal para promover la reutilización tras realizar una evaluación de impacto de todos los aspectos fundamentales y en particular los usos agrícolas, urbanos, industriales y recreativos. Los resultados de la consulta pública contribuirán precisamente a la evaluación de impacto.